Buscar Buscar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Mundo

Choquequirao, la "hermana sagrada" de Machu Picchu, es un destino para aventureros

Quienes emprendan el camino hacia el complejo recorrerán valles interandinos, cañones de hasta 2000 metros, la ceja de la selva y vegetación andina subtropical.

Por Agencia Télam.

El complejo arqueológico Choquequirao, ubicado a 169 kilómetros de la ciudad peruana de Cusco, es reconocido como la "hermana sagrada" de Machu Picchu, debido a las semejanzas arquitectónicas que existen entre ambos sitios, pero que aún no ha sufrido la masificación turística por lo dificultoso de su acceso que requiere del esfuerzo y la aventura.

El recorrido puede insumir entre 4 y 5 días, con tramos de dificultad media y alta que requieren de un buen estado físico, una preparación particular y predisposición para las largas caminatas que se combinan con subidas por escarpados relieves con temperaturas promedio de 17 grados, por lo que se recomienda realizar la travesía entre los meses de abril a octubre.

En quechua el nombre de la ciudadela significa "cuna de oro" y en la cosmovisión inca, "donde nace lo sagrado", porque al parecer los incas entendían que el lugar se encontraba cerca de los dioses ya que reposa estratégicamente en la cima de una montaña, a más de tres mil metros de altitud.

Según los arqueólogos, además de ser una de las ciudades sagradas -adonde llegó en 1909 Hiram Bingham, que redescubrió Machu Picchu- era un lugar de paso entre la capital del imperio, Cusco, y la selva, y que durante la época colonial se transformó en un símbolo genuino de la resistencia incaica ya que fue el lugar donde se refugiaron en el año 1572 frente al avance de los conquistadores.

Por su ubicación, esta ciudad perdida en la ceja de selva es considerada estratégica, y se estima que fue un importante centro religioso, comercial y cultural de la región donde vivieron entre 8 mil y 10 mil personas.

Posee edificios, terrazas, plataformas, plazas ceremoniales, templos, depósitos, canales conectados por largas escaleras y una importante red de caminos, todos ellos erigidos con la característica inca de construir sin romper con el entorno natural.

Foto: Wikipedia

El recorrido de cuatro o cinco días de ida y vuelta comienza en Cusco, lugar en el que se toma un transporte hasta el poblado de San Pedro de Cachora, un sitio colonial prácticamente levantado en adobe donde viven solo 3 mil habitantes, y es desde donde nace un camino de aproximadamente 31 kilómetros hasta la ciudadela.

Una vez en Cachora, se debe caminar por dos horas hasta llegar al pueblo de Capulliyoc, emplazado a más de 2900 metros sobre el nivel del mar, y desde allí parte un camino de 9 horas en bajada hasta Playa Rosalinda, en el margen izquierdo del Río Apurimac, lugar donde se recomienda descansar y acampar.

Una vez descansados, se debe cruzar al otro extremo del río a través de un puente y caminar durante tres horas hasta Santa Rosa y luego hasta Marampata - otras dos horas-, que es el tramo más complicado por el relieve del camino y las altas temperaturas.

La puerta de Choquequirao está justamente en Marampata y de ahí en más, el camino es más sencillo hasta la ciudadela emplazada a 3100 metros sobre el nivel del mar.

Todavía restan unos 45 minutos de caminata a través de unas empinadas escaleras que atraviesan los andenes de cultivo (propios de las construcciones incas) para llegar a Las Llamas del Sol, animales sagrados de los incas representados en 24 figuras esculpidas en las piedras de las terrazas y que miran todas al norte.

Los caminantes, hasta llegar a Choquequirao, recorren valles interandinos, cañones de hasta 2000 metros, la ceja de la selva y la vegetación andina subtropical.

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.