Buscar Buscar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Playas

Chile en versión playera

Además de buenas posibilidades de compras, el país vecino ofrece 4.500 kilómetros de costa con playas para todos los gustos. Hay olas perfectas para practicar surf, puntos para avistar animales marinos, aguas cálidas y tranquilas al norte y arenas rodeadas por los árboles del sur.

Por César Burotto (Especial).

Una buena forma de recorrer la costa chilena es comenzando por el norte. Allí se sitúa Pan de Azúcar, un parque natural dentro de la Región de Atacama y la de Antofagasta, a 30 kilómetros de Chañaral. De clima desértico y seco, ofrece varias playas largas de arena fina y dorada. Sus aguas, a veces poco tranquilas, son aptas para nadar y para escapar de las altas temperaturas del día. 

Por las distancias con las ciudades más cercanas, lo recomendable es ir en auto y acampar dentro del parque. Existen áreas de camping cercanas a la caleta (especie de muelle pequeño) de pescadores. Allí mismo se pueden contratar actividades como buceo o paseos en bote. Eso sí: no hay que olvidar el protector solar o una sombrilla, ya que encontrar una sombra es imposible.

160 kilómetros al sur de Chañaral se encuentra el balneario de Bahía Inglesa. Tiene tres playas que destacan por sus aguas tranquilas y cristalinas, y si a esto se le suma un clima templado desde enero a diciembre, el resultado es un pequeño paraíso. El lugar está a solo diez minutos de la ciudad de Copiapó y cuenta con hoteles, campings y restaurantes. No hay que irse sin antes probar los ostiones vivos a la parmesana (6 unidades cuestan cerca de 100 pesos).

Siguiendo el camino hacia el sur se ubica la playa La Virgen, que debe su nombre a una formación rocosa similar a la Virgen María. Para muchos, esta es la mejor de Chile. Tal vez sea por el color turquesa profundo de sus aguas, algo muy extraño en estas costas, o por su arena blanca y delicada, como salida de un reloj de arena. La tranquilidad y la visibilidad que ofrece el mar lo transforman en un escenario perfecto para la práctica de buceo o esnórquel.

DATOS. Información útil para visitar el país vecino, Chile.

Un santuario para la fauna marina

En la región de Coquimbo, a 500 kilómetros de Santiago, se localiza Punta de Choros. Este pueblito de pescadores, en donde viven cerca de 350 personas, esconde en sus alrededores playas envidiables por ser poco concurridas y de grandes dimensiones. Si bien la temperatura del mar desciende bastante en comparación a la zona norteña, aún es agradable para nadar.

Pero lo que más destaca de Punta de Choros, y lo que llama la atención de los turistas, es la biodiversidad marina. Con un poco de suerte es posible avistar delfines, lobos marinos, ballenas y varias especies de aves marinas. Es muy recomendable realizar un paseo a la cercana Isla Damas, que forma parte de la Reserva Nacional Pingüino de Humboldt.

Perdidas entre bosques

En la Isla de Chiloé, situada en la Región de los Lagos, a 1.000 kilómetros al sur de la capital, se ubica la playa del Cole Cole. Para llegar se debe realizar un trekking de ocho kilómetros entre bosques nativos, quebradas al borde del mar y vistas impactantes. Hay que tener cuidado, ya que los senderos están mal señalizados y no hay servicios en el camino. Al arribar a la playa, que no es apta para el baño por las fuertes mareas, aparece una ancha y larga franja de arena gris protegida por montes decorados de un verde profundo y dunas oscuras. Probablemente, el viajero tendrá todo ese paisaje para él solo.

Por último, en el extremo sur de Chile está Puerto Cisnes. Forma parte del recorrido de la Carretera Austral y la ciudad más cercana es Puerto Aysen. Es un pueblo de pescadores, gente que no solo es amable sino que también disfruta de los mejores mariscos y los comparte con los visitantes. Sus playas están en la orilla del Canal Puyuhuapi y a su alrededor los bosques se levantan como muros. Un lugar perfecto para terminar el recorrido, mirando el mar desde el último rincón del mundo.

Temas: #Mar #Arena
2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.