Buscar Buscar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Mundo

Catálogo de riqueza colonial

Al norte de Venezuela, se descubren ciudades de inmenso valor patrimonial; el Parque Nacional Médanos de Coro, de más de 90 mil hectáreas; la península de Guaraná; el Cabo San Román; e idílicas playas sobre el mar Caribe.

Por Gustavo Rebord (Especial).

El ómnibus partió desde Tucaras con rumbo a Coro, al norte de Venezuela. Los horarios y frecuencias del servicio de transporte no importan: parte cuando se llena.

El recorrido de 200 kilómetros nos depositó en la terminal de Coro, a merced de variopintas ofertas de transporte: ómnibus, busetas y carritos, alternativas poco conocidas que difieren según el confort, tiempo y precio.

Optamos por un taxi, un enorme auto yanqui modelo 1979 que nos condujo al alojamiento, entre calles de piedra y viejas edificaciones que nos enamoraron de la ciudad vieja de Coro.

Arribamos a la casona colonial, con portal de rejas de hierro forjado y una campana, que es la Hostería El Gallo. Nos recibió Erik, un personaje rubio vestido de shaolín, con traje de seda, que habla un español con acento francés. Se trata del propietario, empedernido viajero que recorrió más de 30 países hasta que echó raíces en Coro.

Un fresco patio interior dejaba oír a Piazzolla entre los laberintos de una selva de plantas y cientos de canarios en vuelo constante.

La hostería es una casa con dos patios centrales al que miran las habitaciones que se refugian bajo una galería. Ninguna abertura tiene vidrios sólo postigones de vieja madera.

Erik alimenta a pájaros, iguanas, gueckos (lagartos pequeños) y logró en el lugar un ambiente de armonía oriental, silencio, agua que corre, pájaros, plantas, muros de colores, incienso y amabilidad, en suma, un lugar que invita a permanecer.

La ciudad. Coro es la capital del Estado de Falcón, el departamento ubicado al noroeste de Venezuela y que tiene más kilómetros de costas. Fue fundado en 1526 y tiene un casco histórico declarado Patrimonio de la Humanidad.

Nuestro viaje estuvo precedido por prolongadas lluvias, cosa inusual en esta zona venezolana de clima semiárido, que provocó el riesgo de buena parte del patrimonio arquitectónico del casco histórico construido en adobe.

A la estancia en el hostel la compartimos con una pareja de brasileños procedentes de Ouro Preto, ella especialista en restauración de arte barroco, con quien hicimos el recorrido por el casco histórico que cubre un área de unas 50 manzanas.

Calles empedradas, con cordones de molones del mismo material pero algo más altos que los normales, y veredas angostas sin ochavas en las esquinas, se pueblan de casonas, la mayoría de una planta pero las más relevantes de dos, con amplios balcones trabajados, de fuertes colores azules, rojos, amarillos, ocres que remarcan molduras con otro color y techos de tejas coloniales.

En el interior, hermosos patios brindan sombra y frescura con la presencia de vegetación autóctona.

Entre las cientos de viviendas que integran el tesoro patrimonial, se destacan la Casa de las ventanas de hierro, nombre inspirado en las aberturas de metal que posee a diferencia de la mayoría, en las que se usaba la madera; la Casa de Los Arcaya, de dos plantas con balcón de madera techado en esquina, y la casa de las Cien ventanas, entre tantas otras muy bien conservadas que conforman cuadras completas de arquitectura colonial.

Arquitectura religiosa. Para conocer la arquitectura religiosa se puede visitar el convento de las Salcedas, la basílica Menor y la iglesia de San Clemente, del siglo XVI, esta última con nave principal y otra menor en cruz donde se encuentran dos puertas enfrentadas. Una de las puertas comunica con una plazoleta y la otra, con una calle lateral, que la gente utiliza como atajo aún en plena misa.

Los logrados retablos dorados al oro y antiguas pinturas, revelan algunos antiguos secretos de pátinas y la fabricación de colores.

Al lado de San Clemente, una pequeña construcción muestra una vieja cruz realizada en madera del lugar, llamada cují, testigo de la primera misa en esas tierras en el siglo XVI.

Recorrimos todo el casco histórico sin perdernos detalle. El área declarada patrimonio contiene los atractivos de arquitectura colonial y de los variados museos que posee la ciudad. Para destacar, la amabilidad y predisposición de los guías en cada uno de los lugares visitados.

Toda esa geografía está vinculada a la península de Paraguaná por el istmo de los Médanos, hoy Parque Nacional y hacia allá nos dirigimos.

Datos

Nombre oficial: República Bolivariana de Venezuela.

Capital: Caracas

Gobierno: República federal presidencialista

Población: 28.384.000 habitantes

Superficie: 916.445 km2

Idioma: español

Moneda: bolívar

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.