Buscar Buscar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Exóticos

Las Catacumbas, el lugar más escalofriante de París

Están formadas por galerías de huesos humanos y proponen un paseo no apto para impresionables.

Por Redacción Voy de Viaje.

París podrá ser considerada como "la ciudad de la luz", pero indudablemente tiene también su lado oscuro. Para los adeptos al turismo negro (que eligen visitar destinos vinculados con la muerte, las catástrofes, las tragedias o lo macabro), las Catacumbas son una parada imprescindible en la ciudad.

Se trata de una red de túneles subterráneos donde descansan los restos de seis millones de parisinos; un auténtico laberinto de huesos instalado en las galerías de antiguas canteras, a 20 metros de la superficie.

El origen

Los restos humanos se trasladaron a este espacio subterráneo durante los siglos XVIII y XIX, por los problemas de salubridad que registraban los atestados cementerios parisinos. Según National Geographic, los esqueletos más recientes son de la época de la Revolución Francesa, mientras que los más antiguos podrían tener más de 1.200 años.

En 1809, después de una "reorganización decorativa", las Catacumbas abrieron al público. Y si bien durante algunos períodos permanecieron cerradas, hoy pueden visitarse con paseos libres o guiados de alrededor de una hora, por caminos angostos y oscuros.

A pesar de lo tétrico del lugar, de a poco se posiciona como una atracción turística. Prueba de eso es que unas 550.000 personas lo recorren por año.

Datos útiles

Para acceder a estos pasillos formados por cráneos, tibias y fémures, hay que bajar unos 131 escalones. El ingreso se encuentra en 1, Avenue du Colonel Henri Rol-Tanguy (Place Denfert-Rochereau) y el recorrido propuesto es de 1,5 kilómetros en sentido único.

Las Catacumbas están abiertas de martes a domingo de 10 a 20.30, con entrada tarifada. Hay que tener en cuenta que tienen una temperatura de 14 grados, por lo que hay que llevar abrigo, y que no están recomendadas para personas con movilidad reducida, embarazadas, menores, claustrofóbicos o personas que sufran insuficiencia cardíaca o respiratoria.

Hoy las visitas están suspendidas temporalmente por la pandemia del coronavirus. Si te interesa conocer este destino, agendalo para cuando sea seguro volver a viajar.

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.