Buscar Buscar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Playas

Balneário Camboriú, un clásico que no pierde vigencia

Es uno de los destinos más elegidos por los argentinos en el sur de Brasil. Una “Dubái brasileña” donde los rascacielos se asoman al mar, junto a playas que invitan al “dolce far niente” y a la animación tropical.

Por Graciela Cutuli (Especial).

En pleno verano, las playas de Camboriú son trilingües: el portugués nativo compite mano a mano con el castellano de los viajeros argentinos, y cada vez que hace falta se instala un cómodo “portuñol”. La situación se repite al pedir una cerveza bien helada, un agua de coco o una porción de churros; un hábito tan consolidado que los puestitos están separados por no más de 20 metros en las playas céntricas… y en todos hay gente.

El balneario, un clásico de los ’90, está radiante: creció tanto en los últimos años, de la mano de un boom inmobiliario sin precedentes, que se ganó el apodo de “la Dubái de Brasil”. Cuando se sube al mirador del Parque Unipraias, el fenómeno es visible: la franja de tierra que se abre paso entre el río Camboriú y el Atlántico es estrecha y desborda de rascacielos, incluyendo los 177 metros de la torre más alta de Brasil. Muchos son hoteles; otros, edificios de departamentos –algunos, en alquiler para el verano–; y otros, de los residentes permanentes (además de visitantes ilustres como Sharon Stone o las estrellas de fútbol que pueden permitirse estos alojamientos con vista privilegiada hacia uno de los más bellos litorales del Atlántico).

DATOS ÚTILES. Información útil para disfrutar del sol en Balneário Camboriú.

Además de tener un centro urbano impecable, una movida nocturna envidiable y un nivel de seguridad que bien quisieran otras ciudades brasileñas, Camboriú tiene una naturaleza exuberante que hace vaivén entre la selva y la playa. 

Desde arriba

Un primer vistazo se puede tener desde lo alto del Cristo Luz, que, aunque más pequeño, es muy parecido al famoso Cristo Redentor carioca. Pero la mejor vista es la que hay desde el Parque Unipraias, un complejo que merece por lo menos un día de visita para disfrutar los traslados en bondinho sobre la mata atlántica, la adrenalina del trencito automanejado Youhoo! y la tirolesa ZipRider, que recorre 700 metros a 240 metros de altura y a 60 km/h. Desde Mata Atlántica, la estación que da acceso a estas atracciones, también se ingresa a la Fantástica Floresta, con varias atracciones para chicos y un balcón mirador que ofrece una vista sin límites sobre el arco de las playas centrales de Camboriú, entre el río Camboriú y las aguas siempre verdes del Atlántico. 

Las otras estaciones son sobre la playa Laranjeiras, una de las mejor provistas con servicios para los visitantes, y Barra Sul, en uno de los extremos del balneario. Aquí se puede visitar a pie la pasarela que atraviesa el río y tiene también hermosas vistas. Pero, además de mirar desde arriba, lo imprescindible es poner definitivamente los pies en la playa.

Al borde del mar

Balneário Camboriú tiene muchas playas para elegir. Las céntricas son las que se asoman a la avenida Atlántica, paralela a la comercial avenida Brasil, donde se concentra gran parte de los negocios. Tienen la ventaja de la cercanía y servicios de todo tipo, pero a media tarde ya comienzan a recibir la sombra de las grandes torres del centro.

Se puede elegir entonces la recorrida de la Rodovia Interpraias –o Línea de Acceso a Playas (LAPE) – que une a lo largo de 14 kilómetros varias arenas de muy distinto carácter. Desde el borde mismo de la ruta es posible asomarse y verlas para elegir. El recorrido comienza en Estaleirinho y sigue en Estaleiro –más ancha y prolongada, también escogida por los pescadores para probar suerte en una zona de piedras– y Praia do Pinho, donde se practica naturismo. A continuación vienen Taquaras, una playa de aguas calmas pero profundas, y Taquarinhas, muy tranquila salvo en los días de más alta temporada. La playa final de la Rodovia es precisamente Laranjeiras, donde está una de las estaciones del bondinho y donde el parador Sabores de Mar ofrece uno de los mejores altos para tomar una cerveza y comer mariscos al borde de la arena, mirando llegar los “barcos piratas” antes de alcanzar el objetivo de todo verano: un buen chapuzón en el mar.

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.