Buscar Buscar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Aventura

La asombrosa Ciudad Perdida que estuvo cuatro siglos sepultada bajo la selva

Se descubrió en Colombia hace poco más de cinco décadas. Fue construida por la comunidad Tairona unos 600 años antes que el Machu Picchu.

Por Redacción Voy de viaje.

En el corazón de la selva en la provincia de Santa Marta se encuentra Teyuna, una ciudad construida hacia el año 650 d.C. Se cree que la llamada Ciudad Perdida además de ser un sitio sagrado, era la capital del pueblo Tairona, desde ella la comunidad se conectaba y comerciaba con otros grupos.

Esta comunidad era avanzada en construcción e ingeniería y contaba con una compleja jerarquía de sociedad. Luego de la conquista española los pobladores fueron reducidos y hacia el año 1600 la ciudad quedó abandonada. La vegetación creció indómita durante siglos, tragando todo rastro del sitio.

Escondida

Recién a finales de los años 70 Teyuna se volvió a encontrar, pero cayó en manos equivocadas: saqueadores. Alertado por el tráfico de objetos de arqueología provenientes de esta región, el gobierno colombiano se dispuso a encontrar la ciudad mítica.

Todo parecía indicar que la selva se había comido completamente a la (no azarosamente) llamada Ciudad Perdida. Inspección en helicópteros, mapas aproximados y varios intentos fueron necesarios para dar con su ubicación.

Actualmente la Ciudad Perdida y el territorio que la rodea es una zona perteneciente a las comunidades Wiwas y Koguis. Y la única forma de ingreso es a pie, en una caminata de tres días. El recorrido transcurre en medio de vistas donde la frondosa selva se pierde en el infinito. El último tramo se compone de 1200 escalones de piedra, delgados y resbaladizos, por la misma humedad del ambiente.

La travesía tiene su recompensa: las construcciones, terrazas y escalinatas son algo digno de ver. Además de la experiencia de visitar a las comunidades nativas y adentrarse a su forma de vida, en este edén arqueológico y natural cobijado por el bosque tropical.

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.