Buscar Buscar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Gastronomía

Asado cordobés en el Caribe colombiano: lo mejor de dos mundos

Canciones de Gardel, imágenes del Papa, olorcito a asado y camisetas de Belgrano y Talleres: esta parrilla es la argentinidad en su máxima expresión.

Por Redacción Voy de viaje.

“Habemus Papa, fritas y al vapor” así reza con el rápido humor cordobés, uno de los carteles que dan la bienvenida al comensal en Marzola, este local donde se escucha tango y se come asado.

Su dueño, Gustavo Marzola, es un chef de la Docta que hace casi 35 años se radicó en Cartagena de Indias, llevando consigo la tradición culinaria y recreando un pedacito de su país natal, a metros del Caribe.

Fernet con coca

En una ciudad marcada por los menús repletos de pescados y mariscos, se diferencia esta parrilla donde se puede encontrar asado de tira, bife de chorizo, entrañas, mollejas o colita de cuadril, entre otras opciones.

Tampoco faltan las bandejas llenas de verduras coloridas, igualmente hechas a las brasas. Además se jacta de ser el único lugar de la ciudad donde se puede tomar un fernet con coca.

Ambientación

El restaurante está  ubicado en el casco histórico de la localidad. Rodeado de enredaderas en flor y casitas de tradicional estilo colonial. ¿Cómo destacar en un barrio donde todo es bello y llama la atención? Ahí se abre paso la astucia criolla.

El diseño del local contempló una fachada llamativa, de color óxido, cada rincón de sus paredes tiene algo que te invita a acercarte y leer, o sacar una foto. Ángeles, frases fileteadas, espejos, una mezcla eclética que sin duda logra su cometido.

El imperdible es el cartel que dice “No tenemos wifi, hablen entre ustedes”.

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.