Buscar Buscar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Ciudades

Amor amarillo, la ciudad de campos de girasoles sin fin

En Oaxaca hay santuarios dedicados a esta flor. Paisaje dorado hasta donde alcanza la vista, con una buena razón ecológica.

Por Redacción Voy de viaje.

Hace unos días te contamos que Oaxaca, en México, fue elegida como el mejor destino del mundo para viajar este año. Es la excusa perfecta para conocer más sobre este lugar, empezando por sus santuarios de girasoles.

Miles de flores amarillas lucen resplandecientes en las hectáreas de terreno que conforman estos campos mexicanos. Los plantíos floridos son un lugar soñado para sacar fotos y escaparse un rato del mundo. No quedan dudas de que la escena de color intenso parece sacada de una postal.

Más que un lugar bonito

Lo mejor de todo es que estos sitios no son solo lugares de atractivo visual, en realidad se establecieron para fortalecer y aumentar las poblaciones de abejas, abejorros, mariposas y colibríes.

El polen de estas flores es mucho más nutritivo en comparación con el de otras, por lo que es un gran alimento para las abejas. Incluso algunos municipios de Oaxaca prohibieron toda forma de explotación agrícola que atente contra estos insectos.

Los campos son trabajados por agricultores locales, que además de cuidar las plantaciones se dedican a la producción de miel y productos cosméticos. Los recorridos son guiados por los mismos campesinos, y en ellos explican la importancia de los girasoles para el ciclo de la vida natural.

Además de ser una forma de entrar contacto con prácticas agrícolas sustentables, ir a caminar por una de estas plantaciones, perderse entre los tallos y comprar algunas flores cortadas en el momento, es definitivamente un paseo sensorial imperdible.

 

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.