Buscar Buscar Comentar Comentar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Escapadas

Yatán, una quebrada imponente y desconocida en Pampa de Achala

Vecina de la Quebrada del Condorito, es un lugar privilegiado para avistar cóndores en un paisaje agreste. Te contamos todo sobre este recorrido, que puede hacerse a caballo o a pie.  

Por Redacción Voy de Viaje.

La Quebrada de Yatán, unos kilómetros al sur de la del Condorito, implica un recorrido extenso, pero al final de la caminata o de la cabalgata hay recompensa. El premio es nada más y nada menos que toparse con el vuelo de los cóndores y con un entorno único en la Reserva Hídrica Provincial Pampa de Achala.

El recorrido

Uno de los accesos más tradicionales a la Quebrada de Yatán es desde La Cumbrecita. El circuito comienza ascendiendo hasta el cerro Wank, entre abedules y pinos, o accediendo por la cuesta del Conejo hasta llegar a Paso de Garay, un antiguo paraje serrano donde hoy sólo vive una familia y quedan antiguas taperas. En las cercanías, hacia el nordeste, se encuentra la quebrada. Se intercalan algunos tramos de zarzamoras y tabaquillos, se cruzan ríos y arroyos y las vistas obligan a detenerse más de una vez.

Conocé otra quebrada: Un mirador natural antes de llegar a la Quebrada del Condorito.

Son alrededor de 30 kilómetros los que se recorren entre ida y vuelta, en un trayecto sin puestos ni refugios habitados de forma permanente. Se puede subir en plan de caminata o cabalgata, durante toda una jornada que lleva entre 10 y 12 horas para ir y volver respectivamente. ¿Otras alternativas? Muchos eligen descansar acampando en la quebrada hasta tres noches, recorrer la zona detenidamente y apreciar las vistas panorámicas de la provincia para luego descender. Vale aclarar que no es posible llegar hasta este rincón en auto.

Por qué vale una visita

Este enclave serrano es uno de los espacios naturales cordobeses más impactantes, y se caracteriza por ser más agreste y menos accesible y conocido que la Quebrada del Condorito. Sin embargo, se parece a ese destino desde sus paisajes, su flora y su fauna. Aquí hay águilas mora, jotes y laicas, y los cóndores brindan espectáculos de planeo casi asegurados a escasos metros. Todo se convierte en una postal, junto al río homónimo que corre entre medio de macizos, formando a lo lejos pequeñas cascadas. 

Te puede interesar: Por las sendas de la Quebrada del Condorito.

Si bien muchos montañistas realizan la visita sin guía, desde la comuna de La Cumbrecita se recomienda hacerlo con un guía habilitado por la Agencia Córdoba Turismo.

Juan Manuel Busaniche, coordinador de Turismo Alternativo en La Cumbrecita, reconoce: “La Quebrada del Yatán está enclavada a unos 1.830 msnm. Es decir, excede los 1.500 msnm de base que marca la Zona del Riesgo Champaquí. Eso contribuye a tener ciertas condiciones de relieve y clima particulares que pueden tornarse adversas, por lo que se recomienda recorrer la zona con personal capacitado”.

Para más información, comunicarse con la Oficina de Turismo de La Cumbrecita al (03546) 481088.

Comentá esta nota

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.