Buscar Buscar Comentar Comentar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Escapadas

Visitá el dique Los Alazanes a caballo

Una propuesta diferente para conocer el embalse más alto de Córdoba.

Por Juan Montiel (Especial).

El dique Los Alazanes es un lugar maravilloso que sólo descubren aquellas personas que están dispuestas a la aventura. Esta represa es la más alta de la provincia de Córdoba, a 1.400 metros sobre el nivel del mar en jurisdicción de Capilla del Monte. Una particularidad es que su localización está en un lugar tan recóndito que el acceso sólo se puede realizar a pie o a caballo, convirtiendo el recorrido en una travesía ideal para los aficionados a las actividades del turismo aventura.

Esta obra titánica se construyó entre 1939 y 1944 y los materiales necesarios para su realización fueron trasladados a lomo de mulas. El lugar es totalmente virgen y está emplazado en medio de una belleza natural inigualable.

La cabalgata que emprendemos es a través del cerro Las Gemelas. Abarca poco más de nueve kilómetros de ida y otros tantos para la vuelta, en un recorrido a través de las sierras con una vista que nos regala hermosas postales a lo largo de todo el trayecto.

La partida es desde el complejo Agua de los Palos. Está a cargo del guía Gabriel, bien baqueano y atento, quien nos advierte a cada paso lo que estamos viendo y los cuidados que hay que tener en la travesía.

En el recorrido, el camino avanza subiendo el cerro y después paralelo al río los Alazanes pero por arriba de las sierras, viendo el curso de agua a lo lejos. Son varias quebradas y trepadas de dificultad para los caballos. Saliendo de la primera parte de trepada, sigue una planicie que bordea una gran pirca y se ve una pampita con cabras silvestres, cebúes y caballos. La vista del cerro Uritorco, el vuelo de los cóndores sobre nuestras cabezas, la naturaleza virgen y la inmensidad del paisaje nos invitan a tomar fotografías en cada lugar. Pero no podemos detener la marcha en cualquier sector, y debemos seguir las instrucciones del guía a cada paso del camino.

Al llegar al punto donde se empieza a ver el ojo de agua, viene el descenso para los caballos: es una bajada bastante empinada, lo que le otorga una adrenalina muy particular a esta aventura. Gabriel nos da los consejos para que los animales sigan bien el curso. Se necesita buen estado físico, ya que hay partes de precipicio sobre camino de cornisa que requieren mucha atención. Dejando atrás ese sector difícil, tenemos premio: el embalse nos espera, alejado de la civilización, rodeado de una gran vegetación autóctona y metido en una gran olla entre las sierras. Llega el merecido descanso para caballos y jinetes.

En las inmediaciones se encuentra la casa del guardafauna, que puede utilizarse como resguardo en caso de que cambie el clima, algo muy típico de la zona. Desde ese punto, unas escaleras bajan hasta la pasarela, que sigue la forma de la represa y conduce a un mirador circular donde se encuentra un mástil con una placa alegórica de la inauguración.  

Las vistas desde el lugar son maravillosas postales, y un sendero invita a recorrer todo el contorno del dique.

El regreso, que insume otras tres horas con los caballos a paso de hombre, nos regala vistas más bellas todavía que el camino de ida, y postales únicas del Uritorco. Llegamos al complejo al atardecer. Desde ese momento, los guías se dedicarán a soltar la caballada exhausta y nosotros, a descansar y degustar cosas ricas de la cocina serrana.

Lo que hay que saber

El complejo Agua de los Palos está a cinco kilómetros del centro de Capilla del Monte, siguiendo por la avenida Las Gemelas hacia las sierras. No se cobra entrada.

Como medida de control, es obligatorio registrarse en el complejo. Allí el estacionamiento es gratuito, por lo que se puede aprovechar para dejar el vehículo e iniciar la cabalgata o trekking guiado. Ambas actividades tienen una duración estimativa de tres horas de ida y otras tres de vuelta. Son travesías de mediana dificultad. El camino está señalizado en la parte inferior, y luego hay que seguir el sendero.

Como última recomendación, se sugiere llevar agua suficiente y alimentos.

Datos útiles

CÓMO LLEGAR: desde Córdoba, por ruta nacional 20 y luego rutas provinciales 73 y 38 hasta Capilla del Monte. En la localidad, tomar Yrigoyen hasta Pueyrredón y de allí a la derecha por esa calle paralela a las vías hasta Las Gemelas. Una vez allí, doblar a la izquierda: esa calle lleva a la entrada de Agua de los Palos (son cinco kilómetros de ripio desde la tranquera).

ALOJAMIENTO: se recomiendan hotel Luna Serrana, con habitación doble con desayuno por $ 1.300 por noche; y Cabañas Agni, para cuatro personas, por $ 1.000 por noche. También hay opciones como el hostel Villa Margarita, a $ 300 por noche, y el camping municipal, a $ 110 por persona por carpa.

GASTRONOMÍA: en Capilla del Monte no hay que dejar de visitar Sabía que venías y te preparé un pastel, una concurrida casa de té y restaurante. Ofrece strudel de papa y queso brie a $ 225, koftas de ternera, cerdo y hongos con arroz basmati a $ 236, y postres como cheessecake de queso de cabra con crumble de maní y membrillos en almíbar a $ 85 o crème brûlée de vainilla con manzanas caramelizadas, helado y crocante de girasol a $ 99.

MÁS DATOS: capilladelmonte.gov.ar. Facebook: @aguadelospalos.

Comentá esta nota

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.