Buscar Buscar Comentar Comentar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Escapadas

Visitá la Cueva de los Pajaritos en Tanti

Con especies únicas de fauna y flora, este rincón natural también alberga un complejo con todos los servicios necesarios para pasar el día. 

Por Redacción Voy de Viaje.

A unos ocho kilómetros de Tanti, en el Valle de Punilla, existe un recorrido formado por grandes piedras moldeadas por la erosión del viento y del agua. Muchas tienen nombre: se pueden identificar “La cabeza del indio”, “El tanque”, “El mono”, “La lluvia del amor” y el “Bosque de los duendes”, entre otros.

Tras sortear el vado del arroyo Mallín, se llega a la Cueva de los Pajaritos, una de las 7 Maravillas Naturales de Córdoba. Allí encuentran reparo decenas de chirrios o vencejos. Son pájaros negros de cuello blanco un poco más grandes que las golondrinas, que cantan al atardecer con un chirrido de gran intensidad (de ahí su nombre). Se los conoce también como “pájaros aguateros”, porque suelen revolotear sobre el arroyo Mallín, anunciado las lluvias entre 24 y 48 horas antes de que se produzcan.

Quizás te interese: Conocé las Maravillas Naturales de Córdoba.

Si bien en la cueva apenas se cuelan unos rayos de luz, entre los escondrijos existe una abertura de tamaño suficiente como para que cualquier persona pueda ingresar a un mirador y observar las aves. En el lugar también hay un espejo de agua que desemboca en una cascada atravesada por un puente colgante.

Especies únicas

Esta porción de monte serrano, situada entre los 500 y los 1.700 metros de altura, está habitada por una gran cantidad de plantas, entre las que se destacan el coco, espinillo, piquillín y guayacán. Además hay otras que se adaptan perfectamente al medio como el aguaribay, ceibo, palo borracho y eucaliptus. Por su microclima, es posible también el crecimiento de pinos, cipreses y gran variedad de hierbas.

Seguí leyendo: Cinco reservas naturales en Córdoba para bajar un cambio.

Pero la flora no es lo único que llama la atención; animales autóctonos como pumas, gatos monteses y zorros grises y colorados rondan este sector.

Cómo llegar

Desde la ciudad de Córdoba se puede llegar por la RN 20. Hay que continuar por la RP 73 y la E55, para luego girar a la derecha con dirección a la RN 38 que lleva hacia Bialet Massé y Santa María de Punilla. En Villa Bustos, doblar por la T-390-1 y avanzar por la S269 hasta llegar a destino. 

Una opción cercana: Cosquín, al ritmo de la naturaleza.

Datos importantes

El predio es privado y se cobra un ingreso de 200 pesos por persona (menores de 8 años no abonan). Además de la posibilidad de permanecer todo el día en el lugar, se pueden usar las instalaciones en su complejo turístico en las cercanías: estacionamiento, bar, comedor, camping, asadores y mesas, quinchos, piletas, baños y duchas.

Comentá esta nota

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.