Buscar Buscar Comentar Comentar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Escapadas

Villa Giardino florece en primavera

En sólo una hora desde Córdoba se llega al “Jardín de Punilla”. Ideal para tomarse un descanso entre buena gastronomía, celebraciones patronales y circuitos naturales.

Por Redacción Voy de Viaje.

Si el plan es disfrutar la primavera en Villa Giardino, no hay que dejar de visitar el camino de los artesanos, que se puede atravesar en auto, en bici o caminando. Ofrece una gran variedad de productos locales: artesanías, yuyos serranos, plantas aromáticas, telares y obras de arte, entre otras cosas. Vale recordar que en temporada alta se puede recorrer todos los días desde las 10 hasta la puesta del sol, mientras que en temporada baja está abierto de viernes a domingos. 

Se suman al circuito dos postales que son las favoritas para las fotos de los turistas: el reloj floral y el molino de Thea. El primero es considerado una parada obligada para hacerse una “selfie giardinense” y recibe a los visitantes entre bulevares repletos de plantines que le hacen honor al apodo de la localidad como el “Jardín de Punilla”.

Conocé más: Cinco relojes cordobeses emblemáticos.

El mirador emplazado sobre las márgenes del río Grande de Punilla es otro ícono turístico. Fue construido por el ingeniero Miguel Thea a mediados del 1800 sobre un antiguo molino de piedra colonial que se utilizaba para moler granos y posee una pequeña cúpula que ofrece una excelente vista a las Sierras.

Por su parte, los amantes de las actividades al aire libre pueden visitar la reserva ecológica natural y dique El Portecelo, con una gran riqueza en avifauna y flora, o hacer una caminata o un picnic en familia en las márgenes del arroyo Los Quimbaletes, para pasar el día en un lugar agreste.

Otro rincón cercano: Huerta Grande, un buen plan entre La Falda y Villa Giardino.

Sabores y celebraciones 

Este rincón de Punilla también se disfruta a pura gastronomía, y en septiembre se destaca por sus fiestas patronales. Un plato de pastas con las Sierras de fondo y un humeante té con torta son dos sellos de la localidad. Para los fanáticos del vino, en sus cercanías se encuentra el viñedo Nébula, toda una novedad, donde se puede compartir una picada con destacados vinos cordobeses.

Por último: apuntar los días 22, 23 y 24 de septiembre si se desea disfrutar, en honor a la Virgen de la Merced, de las fiestas patronales entre peñas folclóricas, bailes populares, artistas reconocidos (como Lucio Rojas y los tradicionales Cantores del Alba) y platos típicos en restaurantes locales.

Comentá esta nota

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.