Buscar Buscar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Escapadas

Una “isla” rodeada de sal en Córdoba

La Reserva Natural Silvestre Monte de las Barrancas es un área natural creada y protegida por la Provincia de Córdoba, donde se puede disfrutar de la naturaleza en su más pura expresión.

Por Redacción Voy de Viaje.

Dentro de las Salinas Grandes se encuentra la Reserva Natural Silvestre Monte de las Barrancas, una especie de estrecha y alargada isla verde rodeada del desierto salino, que preserva la vida de especies autóctonas en peligro de extinción. Cuenta con una superficie de 7.656 hectáreas y es visitada por científicos y amantes de la vida silvestre, atraídos por la increíble fauna del lugar.

Ubicada en el noroeste de Córdoba, a 42 kilómetros de la localidad de Quilino, fue declarada como reserva en el año 1988 y su misión es resguardar el hábitat de diversas especies habituadas a vivir en esta isla de ecosistema chaqueño, de altas temperaturas y poca disponibilidad de agua. 

Entre la fauna de Monte de Barrancas se distinguen pumas, zorros grises, gatos de los pajonales, ñandúes, flamencos, “tucu-tucus” y liebres criollas, entre otros ejemplares. Por otro lado, debido a la aridez del suelo su flora no es muy variada, aunque es posible hallar quebrachos blancos, brea, jume, cachiyuyo, “carne gorda” y algarrobos.

En invierno se puede recorrer esta extraordinaria reserva gracias a su suelo salitroso. Sin embargo, en verano se llena de agua y sorprende con la imagen de cientos de flamencos llegando a las aguas salineras. Más info acá.

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.