Buscar Buscar Comentar Comentar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Escapadas

Una comarca rural frente a la montaña en San Javier

La Matilde es la primera propuesta de ecoturismo en Córdoba según conceptos de la biodinámica.

Por Patricia Veltri (Especial).

El sueño de cuatro amigos cordobeses de sellar una amistad “de toda la vida” terminó en un emprendimiento inédito al pie del cerro Champaquí: la comarca biodinámica La Matilde, una propuesta de turismo rural que sigue preceptos de sustentabilidad en San Javier de Traslasierra. 

Combina alojamiento, tambo caprino que produce quesos y dulce de leche, cabaña de caballos criollos, viñedos para elaboración de vino orgánico y una huerta biodinámica que va a la mesa del propio restaurante.

Luego de cruzar una tranquera sobre la ruta provincial 14, un camino conduce a una casona elegante, sobria y señorial con galería y columnas. Domina una panorámica a las Sierras Grandes.

Hay una laguna artificial con plantas acuáticas. Se diseñó como medio de recolección de aguas para que fueran utilizadas como sistema de riego en toda la comarca y como hábitat acuático para pájaros, insectos, reptiles y anfibios, considerados beneficiosos para los cultivos.

En la galería, un horno de barro y un disco de hierro, a simple vista, dan indicios de la gastronomía.

Abundan las flores silvestres y desde un deck del contrafrente se asoma a un bosque de algarrobos, piquillín, tala y molles. Cuenta Pablo Asef, uno de sus propietarios, que a la hora de parquizar contrataron a una paisajista de la zona, quien les recomendó ornamentar con la flora autóctona. Así es que todo lo que florece y reverdece en La Matilde es la vegetación nativa.

De las 60 hectáreas que abarca la propiedad, 18 están destinadas a la producción de una huerta orgánica donde crecen 44 variedades de hortalizas, frutales y aromáticas certificadas.

La casona es en rigor la posada con 10 habitaciones y fue construida según los conceptos de la arquitectura biodinámica. Algunos de sus detalles fueron logrados a fuerza de prueba y error y varios dolores de cabeza, como la pintura para paredes interiores con tinturas naturales. Para lograr los objetivos ayudaron los lugareños, conocedores de los recursos naturales y sus secretos pasados de generación en generación.

También el arte ocupa un lugar destacado en la decoración, con cuadros y esculturas de artistas locales.

Vida de campo

Como todo establecimiento rural que se precie, las actividades están ligadas al contacto con la tierra y los animales. Bien temprano, después de un desayuno con pan recién horneado y dulces caseros, la conexión con la vida de campo puede comenzar con una visita al tambo donde están los corrales de las cabras. Se las puede tocar y darles alimento con la mano.

En el camino al tambo, donde también está el sector de ordeñe, queda el sitio dedicado al compost. Allí los huéspedes aprenden de qué se trata y cómo se puede adaptar el método en la casa de cada uno. Es compost y lombricompuesto logrado con desechos orgánicos, que luego se utiliza para proteger los cultivos y mejorar los suelos, a la vez que evita la contaminación del medioambiente.

Caballos y contemplación

La cabalgata es otra actividad propicia en el lugar. Hay un picadero donde el joven jinete Marcelo exhibe sus dotes como encantador de caballos, y después puede hacerse una cabalgata por un circuito que recorre el bosque y los viñedos.

Los viñedos abarcan varietales orgánicos y biodinámicos de Malbec, Cabernet Sauvignon y Tannat. Crecen según la filosofía y técnicas resucitadas de antepasados, en función de los ciclos biológicos en conexión con la tierra. La elaboración de las uvas da lugar al vino Sierra Roja, bautizado así por inspiración del paisaje.

Al atardecer, no hay mejor actividad que sentarse en la galería con equipo de mate, queso de cabra y chelitas caseras a contemplar un momento mágico. El Champaquí se observa en toda su extensión, con una tonalidad que va virando al rojo intenso hasta que el sol se oculta por completo.

Datos útiles

CÓMO LLEGAR: San Javier queda a 180 kilómetros al oeste de la ciudad de Córdoba, sobre la ruta provincial 14. La Matilde se ubica camino a San Javier, en el kilómetro 4 de esa ruta.

PROPUESTA: tiene propuestas de día de campo y ecoturismo, con y sin alojamiento. Actualmente hay una promoción de paquete por tres noches al precio de dos, desde $ 2.353 en habitación doble con desayuno, actividades de campo y acceso a piscina.

MÁS DATOS: comarcalamatilde.com.ar

Comentá esta nota

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.