Buscar Buscar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Córdoba

Un remanso de paz en las sierras

Al pie del Champaquí, a 1.400 metros de altura, el viejo casco de 1895 abre sus puertas con la solidez de los antiguos muros de adobe, para ofrecer descanso y tranquilidad.

Por Ana Uzinka (Especial).

La Constancia es el casco de una estancia ubicada a siete kilómetros de San Javier, en el valle de Traslasierra  y su origen se remonta a 1895.

Una profusa vegetación que consta de macizos de lavanda, tilos, avellanos, castaños, nogales y tabaquillos, entre otras especies, rodea el casco cuya envidiable ubicación permite a los huéspedes observar las frescas vertientes que nacen en el cerro Champaquí, el más alto de las Sierras Grandes.

Estos cursos de agua bordean la casa y son una excelente opción en el verano para disfrutar de baños en los pozos naturales con cascadas.

Los encantos del entorno natural, las altas cumbres, el aire puro, el silencio, y el microclima hacen del lugar un auténtico remanso de paz

Historia. La Constancia nació en 1895, cuando María de la Plaza –sobrina del que fue presidente de la Nación, Victorino de la Plaza– decidió instalarse allí junto a su marido, enfermo de tuberculosis en busca de mejoría para su mal.

Luego de años de esplendor y progreso, la casa fue abandonada durante cuatro décadas. Los nuevos propietarios la restauraron de manera meticulosa, con el objetivo de respetar la historia, la arquitectura y la esencia.

En aquel entonces, el reto que guió a los hacedores fue conseguir un lugar en el que los huéspedes se sintiesen como en su propia casa, cómodos y sin apuros, en medio de un clima cálido y confortable.

Actualmente, los ambientes de la casa mantienen una simbiosis perfecta entre el encanto de la vida de antaño y las necesidades de la actualidad. La Constancia posee nueve habitaciones; dos livings con chimenea; una biblioteca con gran diversidad de autores; una capilla; conexión Wi-FI; una sala de estar con televisión y videoteca; pool y mesas de juego; un comedor terraza; una pileta, alimentada con agua del arroyo que forma pozos naturales, y una fantástica vista al valle y la montaña.

Fiel a sus orígenes, las paredes de adobe ayudan a mantener el clima fresco en verano y cálido en invierno, mientras los pisos de pinotea y los muebles antiguos le dan el toque especial y acogedor.

¿Qué hacer? Quien desee dejar de lado la rutina y entrar en contacto con lo más puro de la naturaleza, una estadía en la estancia resulta  una excelente opción.

Por su estratégica ubicación, La Constancia es puntapié ideal para realizar ascensos al cerro Champaquí. Estos se pueden hacer a pie o a caballo.

Las cabalgatas trepan por la Cuesta de las Cabras, que permite disfrutar de imponentes vistas del valle de Traslasierra y su vecino, el valle de Calamuchita.

Las excursiones se pueden hacer, ida y vuelta, en un día. Asimismo, se puede recorrer una parte de la estancia, atravesar los bosques, arroyos y quebradas, llegar a un antiguo puesto en ruinas y visitar la Piedra del Molino.

La cabalgata dura alrededor de ocho horas y se atraviesan sinuosos senderos que se internan en la quebrada.

Para quienes desean caminar, la propuesta se diversifica aún más: se puede hacer trekking hasta las profundidades de la Quebrada del Tigre, remontar el cauce del arroyo San Javier hasta una cascada de 15 metros y llegar a pie hasta el cerro Champaquí.

También los aficionados a la pesca tienen la oportunidad de demostrar sus destrezas en el arroyo que se encuentra en la propiedad, donde se pueden pescar con mosca, desde noviembre hasta abril, truchas arco iris.

Otras alternativas son el avistaje de flora y fauna y en jornadas tórridas, la pileta de natación de piedra sobre el mismo arroyo ofrece su frescura. Finalmente, luego de tanto ajetreo,  para relajar el cuerpo de tensiones, se ofrecen maravillosos masajes.

Gastronomía. La combinación de una buena estadía y buen comer, es uno de los pilares de La Constancia. Su cocina gourmet, de tipo criollo e internacional, ofrece al huésped una inolvidable fusión de sabores con productos de huerta y hierbas aromáticas del lugar.

Los asados cobran un rol protagónico con deliciosas carnes de cordero, cabrito, lechón y diversos cortes vacunos, acompañados de verduras grilladas o al disco, y una variada mesa de ensaladas.

Las empanadas también están presentes, junto a las picadas con quesos aromatizados con aceite de oliva y hierbas frescas.

La estancia ofrece pensión completa.

Lo que hay que saber

Programa
Tres noches de alojamiento con pensión completa; una cabalgata de tres horas y una botella de vino en cada cena, $ 1.185 más IVA, por persona.

Para tener en cuenta. La Constancia no recibe a menores de 12 años.

Informes. Teléfonos (011) 4702- 9937 y (011) 154-4484882.
E-mail: info@laconstancia.net
En Internet:  www.laconstancia.net

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.