Buscar Buscar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Escapadas

Trekking y río para refrescarse a los pies del Uritorco

El cauce del Calabalumba invita a seguir su camino sinuoso por las faldas del cerro más icónico de Capilla del Monte.

Por Redacción Voy de Viaje.

El cerro Uritorco es un destino clásico para hacer trekking en el Valle de Punilla. Aunque el ascenso a su cima sea, quizás, el recorrido más conocido, viene bien tener en cuenta este otro circuito, de menor dificultad y al alivio del agua fresca del río Calabalumba.

El punto de partida

La puerta de entrada es el balneario La Toma, a 40 minutos de caminata (tres kilómetros) de la plaza principal del pueblo. Se accede por la Calle Sabattini, donde se encuentran algunos miradores ideales para sacar fotos, puestos de artesanías y parrilladas.

El camino lleva a través del camping del balneario y desemboca en un puente colgante, donde comienza la verdadera aventura: conocer las ollitas. En verano es común ver a los caminantes reunidos a la salida del puente, recargando sus botellas con el agua pura y fresca que cae de una vertiente.

Río arriba

El ascenso se realiza por medio del monte, y cada ollita supone una pausa y un lugar para refrescarse. A la primera se accede fácilmente por un camino pedregoso de baja dificultad: es ideal para las familias con chicos.

Un buen plan es quedarse entre la segunda y sexta ollita, pero en total son más de 20. Los aventureros pueden acceder a las superiores, a las que muchas veces hay que llegar a nado, o escalando rocas grandes. Algunas tienen pequeñas cascadas, otras están escondidas en la quebrada, o abiertas bajo un sol generoso.

Es recomendable reservarse el día para hacer este paseo con tiempo y disfrutar el camino. Si bien la caminata supone un poco de esfuerzo, tiene su recompensa: zambullirse en las piletas naturales que manan del Uritorco.

2016 - 2021. Todos los derechos reservados.
La Voz.