Buscar Buscar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Escapadas

Sala Miguel Ocampo, una parada cultural imperdible en La Cumbre

Esta localidad de Punilla guarda las obras del pintor y arquitecto argentino, reconocido a nivel nacional e internacional. Un paseo para sumergirse en el mundo de Ocampo y disfrutar del arte.

Por Redacción Voy de Viaje.

La sala Miguel Ocampo en La Cumbre sorprende a quienes van por primera vez, no sólo por sus obras sino también por el diseño del edificio y de los jardines.

Este rincón serrano guarda las pinturas de Miguel Ocampo (1922-2015), un pintor y arquitecto argentino reconocido a nivel nacional e internacional que eligió a La Cumbre como su lugar en el mundo.

Disfrutar de las obras sin buscar qué representan

Para acceder a la sala hay que atravesar un jardín por un camino de piedras rodeado de plantas. La vegetación está cuidada y forma una paleta cromática que bien podría pertenecer a una de las obras de Ocampo.

 

El edificio, de líneas simples, está inspirado en los pabellones de la Bienal de Venecia. En su interior, una guía es la encargada de sumergir a los visitantes en el mundo del artista. Algunos datos clave: Miguel nació en Buenos Aires y estudio arte y arquitectura en las instituciones más prestigiosas, vivió en las principales ciudades europeas y en 1978, con 56 años, decidió radicarse en La Cumbre, donde pasó el resto de su vida.

Amigo de Mujica Láinez, se expresó a través de lo geométrico y lo abstracto, jugó con la ambigüedad entre figura y fondo y construyó colores. Al llegar a las Sierras fue influido por la naturaleza, y en muchos de sus cuadros se pueden ver algunas referencias a los paisajes de Punilla.

Después se ve un breve video con una entrevista a Ocampo, en la que Miguel explica que no hay que buscar qué representa la obra, sino disfrutarla como es. Y esa es la clave del recorrido.

 

En la sala, las pinturas muestran distintas etapas en la vida del artista, que se reflejan en diferentes temáticas y técnicas. Todas impactan por su tamaño, su composición y sus colores. Como dice el autor, sólo hay que mirar y dejarse llevar.

Datos útiles

La sala está ubicada en José Hernández 630, La Cumbre. El valor de la entrada es de 180 pesos y los menores de 12 años entran sin cargo.

Entre marzo y diciembre abre los días sábados, domingos y feriados de 11 a 13.30 y de 15.30 a 18; y durante enero y febrero, de jueves a domingos y feriados de 11 a 13.30 y de 18 a 20.30.

Contacto: salaocampo@gmail.com o a los teléfonos 3548 457036/3548 606714.

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.