Buscar Buscar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Escapadas

Reserva Cerro Blanco, una escapada en contacto con la naturaleza

A una hora y media de la ciudad de Córdoba, este espacio privado trabaja en la conservación de la flora y la fauna y ofrece actividades ligadas al turismo ecológico. 

Por Eduardo Miotti (Especial).

Auna hora y media de la Capital se encuentra una reserva natural privada perfecta para caminar entre arroyos, ríos y montañas. Se trata de la Reserva Cerro Blanco, ubicada sobre el faldeo oriental de las Sierras Grandes a una altura promedio de 1.300 msnm. En este espacio se priorizan la conservación y la protección de la flora y la fauna.

En el portal, un guardaparque recibe a las visitas para proporcionarles instrucciones sobre la protección del lugar, detallar las instalaciones y darles la bienvenida a una experiencia para toda la familia. Antes de comenzar, hay una advertencia: “Se debe dejar todo como se encontró y llevarse todo lo que se trajo”.

La reserva ocupa cerca de 400 hectáreas y desde el año 2007 forma parte de la Red de Refugios de Vida Silvestre, con el objetivo de trabajar en la implementación de soluciones para la conservación de la naturaleza y de promover el uso sustentable de los recursos naturales. Además, es escenario de tesis doctorales, investigaciones del Conicet, intervenciones de las universidades Nacional y Provincial, y prácticas profesionales de la carrera de guardaparque.

MI PRIMERA EXPERIENCIA EN LA RESERVA FUE EL AVISTAJE DE AVES. QUEDÉ SORPRENDIDO POR EL CONTACTO ÍNTIMO QUE SENTÍ CON LA NATURALEZA. Gabriel Leonardo Conti, consultor psicológico.

Todas las actividades que puede realizar el turista están ligadas al turismo aventura, al safari fotográfico y al avistaje de cóndores, siempre en el marco de un turismo ecológico y en fuerte contacto con la naturaleza.

En un recorrido se puede apreciar la flora predominante que pertenece a un bosque serrano y que está conformada, entre otros ejemplares, por cocos, molles, guindillos, tabaquillos y espinillos. La fauna, por su parte, se caracteriza por la presencia de aves, diferentes especies de reptiles (iguanas, lagartos overos), especies de sapos de variados colores y mamíferos como zorros colorados, pumas y lobitos de río. Todo ello conforma un maravilloso ecosistema.

En movimiento

La reserva ofrece diferentes actividades al aire libre. La más realizada es el avistaje de cóndores. Una caminata de 30 minutos con guía conduce hasta el “mirador del cóndor”, donde se puede observar un nido activo de características particulares. Con binoculares y un telescopio se aprecia el ave y su cría. Además, el guía comparte toda la información necesaria para comprender el comportamiento de estos animales.

Otra de las actividades destacadas es la bajada al río Yuspe. Consiste en un circuito autoguiado por un sendero bien señalizado, y desde la altura se puede apreciar parte del cordón de las Sierras Chicas. Al llegar al río es posible cruzar a través de las piedras y relajarse en la costa de una olla conformada por una serie de cascadas. El tiempo estimado de caminata, de dificultad media-baja, es de 35 minutos.

También se puede hacer una caminata de 15 a 20 minutos, de  dificultad baja, a lo largo de un sendero señalizado hacia una excantera de cuarzo explotada a cielo abierto. Observar el lugar invita al replanteo sobre las consecuencias del hombre en la naturaleza. A la luz del día, se aprecia la totalidad del Valle de Punilla, el lago San Roque y los cerros Pan de Azúcar y Uritorco.

Datos útiles

CÓMO LLEGAR: en vehículo se puede acceder por la RP 28, a 10 kilómetros de Tanti y a 70 de Córdoba capital. En colectivo se llega con la empresa Sarmiento; va con destino a Villa Dolores y el pasaje tiene un costo de 405 pesos (ida).

DÓNDE DORMIR: Reserva Cerro Blanco ofrece distintas opciones de alojamiento: cabañas de troncos para hasta seis personas, monoambiente para hasta cuatro personas, hostel para hasta ocho personas y refugio de montaña para hasta 45 personas. Los precios van de 1.600 a 3.800 pesos con desayuno incluido, dependiendo de la cantidad de personas y del tipo de unidad de alojamiento elegido.

DÓNDE COMER: en la reserva hay un antiguo galpón de forraje y herramientas restaurado y decorado con estilo simple y rústico que alberga comensales de paso, visitantes y alojados. El comedor ofrece un menú diario fresco y casero de estilo campestre, además de picadas y bebidas. El desayuno y la merienda son con tortas y tartas caseras.

LA RESERVA: la entrada general tiene un valor de 200 pesos, mientras que los menores de 12 años pagan 100. Horarios: de viernes a domingo y feriados de 10 a 18. Durante el verano abre toda la semana.

Cóndores

Desde hace 10 años se tiene registro en Cerro Blanco del “nido del cóndor”. A partir de ese momento, investigadores lo han observado con toma de datos y monitoreo. Durante el año pasado se realizó la observación permanente del crecimiento de una cría a la cual nombraron “Suyai”, que en lengua quechua significa “esperanza”. “El momento en el que comenzó a volar fue una alegría inmensa para toda la gente de la reserva”, comentó Rafael Picco, encargado del lugar. En internet se puede ver el documental El secreto de los cóndores, realizado allí.

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.