Buscar Buscar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Escapadas

Refugios de tranquilidad y naturaleza en Calamuchita

Cómo podemos combinar un paisaje único con varias alternativas culturales e históricas. Hay pueblos que mantienen su impronta y las costumbres arraigadas a su origen.

Por Violeta Brodsky (Especial).

El Valle de Calamuchita es un escenario natural de ríos, arroyos, lagos, sierras y bosques, con miradores donde apreciar entramados de relieves y colores. En cada hora del día, invita a una panorámica distinta, una escenografía perfecta en la que la luz se esconde en los espesos bosques o ilumina detrás la cadena de sierras que cortan el horizonte. 

En un recorrido de sólo 70 kilómetros se puede conocer el valle de punta a punta. Las distancias son cortas, los destinos variados y hay opciones para todos los gustos y tipo de viajeros. Los más aventureros, podrán hacer trekking, cabalgatas, deportes náuticos en lagos, windsurf, pesca, parapentismo, travesías en 4×4, montañismo y mountain bike. 

Los que busquen tranquilidad, sabrán descansar a orillas de sus ríos o detenerse a mirar el paisaje. Los más curiosos, caminarán por pueblos detenidos en el tiempo o conocerán localidades que resguardan tradiciones y culturas. 

Destinos alternativos

Los Reartes. Pequeño y antiguo pueblo colonial ubicado a cinco minutos de Villa General Belgrano, cuenta con una bellísima iglesia de más de 200 años, blanca y altiva, ubicada dentro de un conjunto de calles con el clásico diseño español, que conserva parte del adoquinado original. Llama la atención la antigua pulpería, actualmente transformada en un almacén que mantiene intactas las características de su origen. Esta se replica en antiguas casonas de adobe propias de la época colonial. 

Ofrece buenos alojamientos y restaurantes para el turista. La localidad crece y se apoya en un hermoso río, con bajadas cómodas sobre ambos márgenes. Buena sombra y parrillas, ideal para familias con niños pero también para jóvenes que quieran integrarse a la naturaleza. 

San Miguel de los Ríos y El Durazno. A corta distancia, por antiguos caminos serpenteantes de tierra, se llega a parajes que se caracterizan por ríos de aguas transparentes. Allí se halla El Durazno, con una propuesta nutrida de cabañas con ofertas para cada elección. 

Otro punto es San Miguel de los Ríos, a ocho kilómetros de Yacanto de Calamuchita. La belleza de este lugar comienza en el camino, una larga bajada con vista al Champaquí y casas enclavadas entre los pinares.  El recorrido termina en uno de los ríos más bonitos de Córdoba, torrentoso, y con distintos niveles de dificultad entre piedras y aguas cristalinas. 

En este valle se hallan también puntos de interés reconocidos por los turistas como Villa General Belgrano, Santa Rosa y la Cumbrecita.

Refugios de tranquilidad

Un poco más lejos, existen dos refugios en los que la tranquilidad será total. Allí se puede conectar con detalles como el sonido de un arroyo que corre, la presencia de un zorro que se acerca a buscar comida, pájaros que cantan desde la altura de los pinos, aromas de flores silvestres, comida casera y el silbido del viento que sopla bajito.

El Paraíso de Violetas es un refugio ecológico y sustentable creado y atendido por Carlos y Claudia, una pareja que dejó su Buenos Aires natal para instalarse en este lugar. Además de las cabañas, construidas en piedra, adobe y madera, el lugar tiene un predio de 10 hectáreas con pinos y árboles autóctonos atravesado por un arroyo, y una huerta que Carlos cuida con esmero para tener siempre productos frescos que servirán en el desayuno o en las comidas caseras que prepara Claudia.

El Centro Umepay es otro espacio de retiro en la naturaleza, a 15 kilómetros de Villa Yacanto, a orillas del Río Grande, junto al Cerro Umepay.  Destinado al desarrollo personal este lugar integra turismo con sustentabilidad, arte y autoconocimiento. 

Se puede parar en su ecolodge y disfrutar de una estadía saludable. Su sistema de pensión completa termina de redondear la experiencia, ya que la comida constituye un elemento conceptual fundamental (todo lo que se prepara es vegano, con productos orgánicos y materias primas de su propia huerta ecológica). 

El lugar propone una amplia agenda de eventos, retiros, talleres y actividades para disfrutar de una manera diferente la experiencia del turismo.

2016 - 2021. Todos los derechos reservados.
La Voz.