Buscar Buscar Comentar Comentar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Córdoba

Pumakawa: una apuesta a la esperanza

Villa Rumipal. Recuperar el monte autóctono con la flora y la fauna nativas. Puertas abiertas a fomentar el respeto a la naturaleza, a través de un banco de semillas originarias de la región y con talleres y jornadas de capacitación.

Por Redacción LAVOZ.

Pumakawa es un emprendimiento instalado en Villa Rumipal que nació como El Edén Flora y Fauna y al que la ferocidad de los incendios forestales de 2009 devastó tanto que se trasladó. Ahora como Pumakawa abre sus puertas en la ruta 5 kilómetro 103 de la misma localidad calamuchitana y continúa con el objetivo de conservación del ambiente, tal como desde hace 20 años.

El vocablo Pumakawa significa “el que cuida con sigilo al puma”, el mamífero natural de América, que es emblema de la asociación civil sin fines de lucro que lleva las riendas del emprendimiento.

La brisa fresca inaugura la mañana primaveral en Villa Rumipal y los pájaros la celebran con cantos y despiertan así a pumas, llamas, guanacos, pecaríes, monos, animales de corral, al águila y al lechuzón orejudo que tienen allí su hogar.  

Contraria al mascotismo y a favor de la libertad, Pumakawa no saca animales de sus hábitats sino que recibe los que deriva la Secretaría de Ambiente para recuperarlos y cumplir a través de ellos una función educativa. Por ello hay especies autóctonas y exóticas.

La misión asumida es mantener y recuperar animales silvestres, promover acciones que tiendan a la conservación de la naturaleza y a la educación como guardianes del monte, y a revalorizar flora y fauna autóctonas.

Caminar los senderos

Las dos hectáreas que abarca el lugar se recorren a pie (los vehículos quedan fuera) y a los visitantes se les ofrece explicaciones y folletos de autoguía. Se pueden sacar fotografías y descansar en sitios ideales para la observación. 

La caminata también desnuda una porción de monte quemado con la dolorosa imagen que queda después de un incendio pero también muestra el trabajo de forestación que se lleva a cabo con las escuelas que visitan Pumakawa. Desde el lugar se hacen campañas por un uso racional del agua y para alimentar y cuidar a las aves (siempre en libertad).

Se visita un banco de semillas nativas con 17 especies de flora autóctona que respalda la obra de reforestación ya que se hacen plantines, de cuya venta se mantiene el vivero y la huerta orgánica.

De manera regular se hacen talleres de capacitación de guardianes del monte (el próximo será el próximo sábado 26 y estará a cargo de un médico del Hospital Rawson quien abordará el tema: animales ponzoñosos. Del mismo modo, se desarrollan jornadas educativas (aula abierta al sol) destinada a grupos escolares.

El mediodía llega con tentadores aromas que provienen de La Chacrita, el restaurante de campo construido con piedra y adobe y con mesas y sillas de madera reciclada. Ofrece comidas criollas que se saborean mientras a través de grandes ventanales se sigue el movimiento de los animales. Luego, un puesto de artesanías, tienta a los visitantes a adquirir regalos y productos de factura propia.

Quienes no se resisten a abandonar el lugar tienen la opción de alojarse en el hostel de Pumakawa. Para ello deben hacer reserva, ya que sólo hay 13 plazas con baño compartido y agua caliente. Sólo hay que llevar ropa de cama o bolsa de dormir y linterna para disfrutar de la naturaleza de noche.

El cuidar el ambiente ya es básico, a la Provincia de Córdoba le queda sólo un cinco por ciento del bosque nativo y hay que trabajar para reconstruirlo dicen en Pumakawa. Por eso la consigna que lanzan es cambiar hábitos cotidianos.

En este marco el monte del perímetro y el circundante están siendo recreados para la recuperación. La obra avanza de manera paulatina, ya hay 1.500 árboles nativos plantados, un tejido perimetral olímpico, sendero, cartelería y obras de arquitectura alternativa.

Reconocimientos

Pumakawa tiene convenios de mutua ayuda con las universidades Católica de Córdoba, Villa María y la Facultad de Ingeniería Forestal de Santiago del Estero. 

Fue declarada de interés provincial por la Cámara de Diputados de la Nación y la Bicameral Córdoba y de interés municipal y regional por las localidades de Villa Rumipal, Villa del Dique, Embalse, Santa Rosa de Calamuchita, Río Cuarto, Río Tercero, General Deheza y La Cruz. Se reciben donaciones y son bienvenidos voluntarios que se sumen a los ya estables, nacionales e internacionales, a los que se les ofrece alojamiento y comida. 

El tremendo desafío impuesto es recuperar la naturaleza y que haya sierras con fauna y flora como hace 200 años.

Lo que hay que saber

Bono contribución: $ 40, adultos, $ 25 menores de 4 años, y libre menores de 1 año. Visita guiada para escolares, $ 40 por alumno. Restaurante La Chacrita. Almuerzo $ 25 y merienda $ 15. Hostel: $ 100 por noche. Talleres de capacitación $ 30.

Horarios: en temporada baja abierto domingos de 10 a 18 y en alta todos los días de 10 a 19.

Informes. Teléfonos (03546) 49-8319 y (03546) 156-50040. E-mail: info@pumakawa.org www.facebook.com/pumakawa

Más datos en la página de Internet: www.pumakawa.org

Comentá esta nota

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.