Buscar Buscar Comentar Comentar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Escapadas

Playa de los Hippies: un tesoro de aguas cristalinas en Cuesta Blanca

En el nacimiento de las Sierras Chicas y a orillas del río San Antonio se encuentra este enclave ideal para disfrutar cualquier día de la semana.

Por Redacción Voy de Viaje.

Vale la pena hacer un recorrido de una hora y media de viaje pero no perderse una de las playas con aguas cristalinas y grandes vistas más lindas del Valle de Punilla. Y es que la Playa de los Hippies es una de las preferidas a la hora de conocer Cuesta Blanca, la comuna que se encuentra a unos 46 kilómetros de la Capital cordobesa y unos 14 de Villa Carlos Paz. Se la conoce de esta manera por la alta concurrencia de jóvenes que acuden allí en búsqueda de un paisaje natural que no esté tan poblado de visitantes como otros parajes veraniegos.

En el lugar, es recurrente escuchar cuerdas de guitarras, voces de jóvenes extranjeros que llegan por recomendación y familias enteras que descansan con sus mascotas al pie de la montaña. En un recorrido de aproximadamente 15 minutos desde el ingreso, se debe ascender por caminos pedregosos hasta llegar a la cima de un pequeño cerro, desde donde se divisa esta playa con una abundante porción de arena blanquecina. Se observa también en toda su magnitud el Diquecito, una construcción de piedra en la que el río se encajona y baja con fuerza formando espuma y cascadas. A su vez, a lo lejos se distinguen el lago San Roque y Villa Carlos Paz.

Luego de la panorámica, toca descender a través de la ladera. Aunque siempre está la opción, para aquellos que no deseen hacer trekking, de un traslado a través de canoas o balsas organizado por los lugareños, tanto para llegar a la playa como para retirarse, a cambio de un pago mínimo. ¿Otros puntos de interés? El arroyo San Pablo, las tres cascadas, la laguna negra y las innumerables terrazas que regalan vistas para el asombro.

Espacio protegido

Lo que vuelve tan especial a esta playa es su río tranquilo, que cuenta tanto con zonas bajas como con otras de gran profundidad para nadar y refrescarse. Es posible cruzar el dique y quedarse en una de sus playitas más cercanas o conocer las más lejanas en un entorno natural, teniendo en cuenta que se encuentra emplazado en la reserva hídrica provincial Los Gigantes, donde se realizan tareas de restauración del bosque nativo para preservar las características ambientales del ecosistema serrano.

Cómo llegar

Desde Córdoba capital, se puede salir de la terminal de buses N°2. Con Fonobus, el boleto a Cuesta Blanca ronda los 85 pesos, mientras que con Sarmiento sale unos 76 pesos. El recorrido es de aproximadamente una hora y media.

En auto, hay que ir por la avenida Fuerza Aérea y la autopista RN 20. Tras cruzar Carlos Paz, se debe tomar por salida de avenida Cárcano, pasando la zona de balnearios de los diversos pueblos para arribar finalmente a Cuesta Blanca.

Comentá esta nota

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.