Buscar Buscar Comentar Comentar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Escapadas

Pausa en Villa Ciudad de América, cerquita del dique Los Molinos

En esta comuna los días pasan entre la naturaleza, las actividades náuticas y el descanso. Un minirecorrido por este rincón de Paravachasca. 

Por Voy de Viaje.

El camino a Villa Ciudad de América es placentero desde un primer momento. Delineada entre curvas, la ruta provincial 5 que lleva hacia esta localidad del departamento de Santa María, regala postales serranas imponentes en cada rotación de volante. 

Al transitar, se pueden observar pequeños y pintorescos comercios que venden productos regionales, entre ellos salames y quesos de cabra para “picar” hasta llegar a destino. Al aproximarse a la comuna, la clave es ir despacio y encontrarse con restaurantes ubicados al lado de la ruta que ofrecen sus platos estrellas: pejerrey o truchas con guarnición. Una visita a Toribio resulta ineludible. Esta casa de artesanías es el refugio de los fanáticos que pasan por este rincón serrano, de la pintura y de las creaciones forjadas en hierro. 

Caminatas entre la naturaleza y la historia

Si bien la localidad es pequeña, la paz que transmite resulta inmensa. Son unos 60 kilómetros los que separan a la ciudad de Córdoba de este paraje repleto de pinares que bordean la costa del lago Los Molinos. El bosque conforma una gran panorámica de este gran espejo de agua. 

La construcción de este embalse comenzó a abastecer de agua a la zona y contribuyó a la conformación de la localidad. Hasta la primera mitad del siglo XX, esta región estaba despoblada. 

Te puede interesar: los destinos que eligen los más jóvenes 

Al andar a pie por este lugar, es imprescindible llevar calzado y ropa cómoda para adentrarse en sus arbolados paisajes. Caminar por sus senderos implica encontrarse con diversos recortes topográficos que permiten una visión única de varias capas de montañas y del lago, así como sitios ideales para detenerse. 

Un punto de referencia obligado es la antigua capilla de la Virgen Nuestra Señora del Rosario, la más antigua de la región. Está ubicada en lo que fue el casco de una vieja estancia. Con dos torrecillas campanario, sus rejas de hierro y un solo altar tallado en madera, esta centenaria construcción religiosa formó parte de la estancia Potrero de Garay. Lleva el nombre de la Virgen que se honra cada octubre en sus fiestas patronales. También se puede acceder a diversos miradores que implican una dificultad media, pero son los favoritos de aquellos que desean sacar la cámara y guardar capturas de un destino muy fotogénico.

Actividades para todos los gustos

Villa Ciudad de América es sinónimo de calma y tranquilidad. Pero además, conjuga el entretenimiento y la recreación de la pesca y las diversas actividades deportivas sobre el agua del dique: su principal atractivo turístico. 

Los clubes náuticos y restaurantes, con grandes ventanales para observar el embalse, aparecen como postas a la orilla del lago. En la zona se realizan circuitos de trekking en grupos y cabalgatas, otra de las actividades preferidas. 

Para seguir leyendo: Kayak, amor a primera remada

En tanto, sobre el agua es habitual encontrar a muchos jóvenes haciendo kitesurf y windsurf, remando en kayak o tomando sol sobre los veleros. Los menos experimentados pueden alquilar botecitos o balsas destinados a pasar el día en medio del lago. A su vez, está la posibilidad de sentarse y contemplar, simplemente, la belleza del lugar. Observar cómo cae el sol al atardecer resulta una opción de completo relax. 

Comentá esta nota

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.