Buscar Buscar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Escapadas

Otro destino solitario para fascinarte en Córdoba: el río Yuspe

Una recomendación exclusiva para los que valoran la tranquilidad en vacaciones.

Por Redacción Voy de Viaje.

¿No sabés qué hacer los “findes”? ¿Querés sentir agua fresca de río pero no querés viajar horas y horas? Bueno, el río Yuspe está a 65 kilómetros de la ciudad de Córdoba por la RN20. No hay excusas: queda cerca y es precioso. 

Si salís desde la ciudad de Córdoba, en una hora y media de viaje estarás sumergiendo el cuerpo acalorado en un río que es denominado como majestuoso. Cuando se coloca la palabra majestuoso en Google, esta es la primera definición que resulta: “Que es capaz de infundir admiración y respeto por su solemnidad, elegancia o grandeza”. Así dan ganas de conocer el río Yuspe, ¿no es cierto? 

El naciente de este río, que tiene un recorrido superdefinido, está en la región norte de la Pampa de Achala, en el macizo de los Gigantes. El macizo es un sistema montañoso que está en la región centro oeste de nuestra provincia. 

El cauce del río es alimentado por numerosas vertientes y su volumen de agua varía de acuerdo con el momento del año, pero ahora, despuntando el verano, puede tener crecidas un tanto repentinas y alcanzar hasta 10 metros de profundidad en una región que se llama “Juntura de los ríos”. Sucede que allí se une con el río San Francisco y juntos forman el río Cosquín. 

Cuenta la historia que todos los inviernos casi desaparece y a duras penas resisten los anfibios que lo habitan y que la fuerza infernal que toma en verano se debe a que desciende de una zona pedregosa de las pampas. La maravilla de todo esto es que hay sectores arenosos donde se puede desplegar una manta y disfrutar de almuerzo fresco o tomar unos mates con ese pan casero que se compró en la ruta de camino al lugar. 

También dicen que es bastante solitario, así que si los fóbicos a las multitudes seguimos siendo varios no nos perdamos esta maravilla natural. Lo único, nos pongamos de acuerdo así no nos cruzamos. ¿Armamos un grupo de whatsapp y nos pasamos data de destinos solitarios? ¿Qué dicen, es mucho? Es un montón. Mejor seguimos por acá. 

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.