Buscar Buscar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Escapadas

Los Hornillos: olla y cascada a minutos de la ciudad

Una guía con alternativas para llegar hasta este salto de agua ubicado en Río Ceballos, un bello paisaje que forma parte de una reserva provincial.

Por Juan Montiel (Especial).

Asólo 32 kilómetros de la ciudad de Córdoba aparece uno de los saltos de agua más lindos de las Sierras Chicas, un lugar de gran belleza natural y fácil acceso: la cascada Los Hornillos. Este atractivo está ubicado en la localidad de Río Ceballos, dentro de la Reserva Hídrica Natural Provincial Parque La Quebrada.

El viaje comienza en la ciudad de Río Ceballos. Siguiendo la avenida San Martín, se desemboca en el dique La Quebrada, y desde allí hay dos opciones. La primera es tomar, hacia la izquierda, un camino de ripio que bordea el perilago. Así se llega al paraje Pozos Verdes, donde culmina el paso para automóviles. Se puede dejar el auto en el estacionamiento público, que es gratuito, o ingresar al complejo privado Los Pozos Verdes, que tiene un costo de 80 pesos por auto y cuenta además con diversos servicios para el visitante como baños, restaurante y lugar para acampar.

Después de dejar el vehículo, antes de un caserío ubicado donde termina el camino, se debe doblar a la derecha y tomar un sendero que acompaña el curso de agua río arriba. Desde ese punto hay que caminar aproximadamente dos kilómetros de baja dificultad. Cruzando varias veces el río de un lado a otro, y siguiendo el camino marcado, se llega a la cascada. Pero a no confiarse: hay que tener en cuenta que el sendero presenta varios lugares rocosos y angostos, por lo que hay que avanzar con atención y llevar buen calzado.

Por otro lado, la segunda opción –también partiendo del dique– consiste en seguir bordeando el lago por la derecha. Pasando el embarcadero, un kilómetro más adelante está el caserío Villa Colanchanga, donde el viajero se topará con una cuasi pulpería de los lugareños llamada Nido Gaucho. Allí se puede dejar el auto en un estacionamiento gratuito y pedir indicaciones, ya que no existe señalización alguna sobre el camino. En Nido Gaucho se recomienda probar las empanadas fritas hechas por la dueña – “con grasa, ahorita, en el momento” –. En el lugar hay viejos mapas de la cascada y los dueños piden que al regreso se les compre más empanadas. Para seguir hacia el salto de agua, las recomendaciones son continuar hacia arriba y doblar a la izquierda dos veces, subiendo una colina y luego bajando al arroyo Los Hornillos.

Es un camino un poco más largo que el anterior pero más fácil y muy bello, que proporciona vistas al dique desde las alturas. Este sendero se junta con el descrito anteriormente a 1,3 kilómetro de la cascada, por lo que el último tramo es el mismo para ambas alternativas.

El premio

Al llegar, la cascada Los Hornillos muestra su enorme boca de piedra de 10 metros de altura, por la que el agua desciende a través de paredes rocosas para caer a la olla que se forma a sus pies, creando un bellísimo paisaje. Es necesario destacar que, debido a la diversidad de flora y fauna que contiene, la reserva es de gran valor ambiental, por lo que hay que tomar una actitud de conciencia y respeto hacia la naturaleza.

En este punto sólo queda disfrutar: se puede nadar, saltar desde las piedras a la olla o descansar en la orilla. Si uno cierra los ojos y escucha el correr del agua, puede fusionarse con la naturaleza y sentir la energía que irradia el lugar.

Al regreso, el camino presenta cierta dificultad, así que hay que estar atentos y no olvidarse de comprar esas ricas empanadas “fritas, ahorita, en el momento”.

Datos útiles

 

CÓMO LLEGAR: la Reserva Hídrica Natural Provincial Parque La Quebrada está a siete kilómetros de Río Ceballos y a 36 al norte de la ciudad de Córdoba, por ruta provincial E 53.

ALOJAMIENTO: hay gran variedad de alojamientos, que van desde campings agrestes y cabañas  hasta destacados hoteles boutique.

GASTRONOMÍA: cerca del dique se destaca el parador serrano La Miradora, en calle Colón, con picadas y sándwiches, y en la ciudad aparecen parrillas como El Rancho del Oso o Los Troncos, sobre avenida San Martín.

MÁS DATOS: rioceballos.gov.ar.

 
2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.