Buscar Buscar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Escapadas

El Kempes: un coloso del deporte mundial a un “bondi” de distancia

El estadio ubicado en el barrio Chateau Carreras es un símbolo de la historia deportiva argentina. Puede conocerse de lunes a viernes, y allí funciona también un museo alusivo.

Por Redacción Voy de Viaje.

Desde su inauguración en 1978, el antiguo Estadio Córdoba –desde 2011 renombrado como Mario Alberto Kempes, en honor a la leyenda del fútbol argentino surgida en Instituto– acompaña el crecimiento de la ciudad y supone un faro insignia en materia de acontecimientos deportivos. Desde el rally mundial de automovilismo hasta la Copa América 2011, pasando por históricas peleas de boxeo, recibió todo tipo de eventos que iluminan la historia del deporte local.

Con el reciente anuncio de su elección como sede de la final de la Copa Sudamericana de fútbol masculino, el recinto confirmó su lugar entre los escenarios más importantes del continente, siendo hoy por hoy uno de los estadios con mayor capacidad habilitada a nivel nacional (con 57.000 espectadores sentados).

Sin embargo, basta acercarse hasta sus instalaciones para comprender rápidamente que no se trata de un espacio que sólo alberga pasión en sus tribunas. A bordo de los colectivos 71, 72, 75 u 80 se puede llegar directamente hasta las inmediaciones del estadio, donde también funciona la Agencia Córdoba Deportes.

En el ingreso principal, un cartel anuncia que allí también tiene su sede el Museo Provincial del Deporte. El recorrido, que incluye acceso a las tribunas, al vestuario y a la colección de memorabilia exhibida en el hall, cuesta $ 50 (niños de 6 a 12 pagan $ 30; menores de 6, personas con discapacidad y estudiantes que acrediten dicha condición, sin costo) y puede realizarse de lunes a viernes de 9 a 13.30 y de 14.30 a 19.

Museo

En funcionamiento desde agosto de 2018, el museo representa ese eslogan que ya forma parte de la idiosincrasia local: “Córdoba, cuna de campeones”. Y vaya si queda demostrado al tener la posibilidad de revivir momentos de gloria de los principales deportistas que dio la provincia. Allí pueden encontrarse camisetas históricas del fútbol cordobés, la huella de Atenas en el básquet y elementos pertenecientes a figuras como el automovilista Oscar Cabalén (con una cupé Chevrolet original en la sala).

Además, hay una sección dedicada a la participación cordobesa en los Juegos Olímpicos a lo largo de la historia, con elementos ligados al histórico seleccionado de hockey femenino de Sidney 2000 (Las Leonas) y a la Generación Dorada que fue campeona olímpica en básquet en Atenas 2004. Las medallas de la nadadora Georgina Bardach y de la jugadora de hockey Soledad García son dos de los objetos más preciados.

Por otro lado, una sección especial recuerda la Copa del Mundo Argentina 1978, evento que dio lugar a la construcción del estadio, donde se jugaron ocho encuentros de aquella competencia. En un costado, una porción del famoso Autotrol (el cartel luminoso que reinó la tribuna norte del viejo “Chateau” antes de su remodelación) todavía puede verse en funcionamiento.

Adentro

Como parte del recorrido, también se puede ingresar al campo de juego (sin pisar el césped) por el túnel principal. Allí se observa en primer plano la tribuna central, antiguamente conocida como “platea cubierta” (cuando sólo uno de los cuatro sectores de gradas estaba techado), donde se ubican las autoridades oficiales y los palcos de prensa. También se accede a donde están los bancos de suplentes, con una postal inmejorable de todo el estadio.

El condimento especial de la visita llega con la chance de ingresar al vestuario local (sector sur), el que utilizó Lionel Messi en sus visitas con la selección (es uno de los datos clave que aporta el guía) y donde Diego Maradona aterrizó en su última etapa como técnico de Gimnasia y Esgrima de La Plata. Pese a las remodelaciones, las estructuras metálicas de las camillas son las mismas que se estrenaron para la inauguración del estadio, hace ya más de 40 años. 

Nuevamente en la sala del museo, la cantidad de objetos y de testimonios de la historia del deporte local no dejan de llamar la atención. Para quienes estén interesados en este tipo de atracciones, vale la recomendación: el Kempes no es sólo el escenario mayor de la provincia; también resguarda algunos de los mayores tesoros de su cultura popular.

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.