Buscar Buscar Comentar Comentar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Escapadas

José de la Quintana, sorpresa en Paravachasca

Poco conocida, esta pequeña localidad cordobesa posee un pueblo encantador. Añade un río y un lago cercano listos para disfrutar del aire libre y “desenchufarse” del ritmo citadino.

Por Redacción Voy de Viaje.

Entre sus destinos, el Valle de Paravachasca tiene a José de la Quintana, un pueblo histórico de la provincia de Córdoba, fundado en el siglo XVII. Allí se encontraba el casco de la estancia San José, que le da el nombre al poblado. A casi 60 kilómetros de Córdoba, a 25 de Alta Gracia y a 12 de Anisacate, José de la Quintana es un lugar estacionado en el tiempo que muchos eligen para vacacionar y alejarse por completo del ritmo de ciudad. 

“La Quintana”, como le dicen los lugareños, fue el lugar donde se construyó la primera escuela de minería de la provincia. Mezcla de poblado antiguo y paraje de valle turístico abrazado a las sierras con su río Cañada del Tala, aquí las costumbres rurales se mezclan con los nuevos aires de quienes llegan de las grandes ciudades a “desconectarse” o, en realidad, a “conectarse” con la naturaleza. 

En José de la Quintana los colores de pueblo se observan en las tradicionales despensas con aires de pulpería, también conocidas como almacenes de ramos generales. En ellos, todavía se pueden conseguir productos de todo tipo y estilo. Para sumarse a este escenario campero, es común encontrar vecinos apostados en las veredas de casonas antiguas, con un mate en la mano, hablando sobre historias del ferrocarril o sobre las cabalgatas que se emprenden rumbo a Villa Ciudad de América, tentando a más de uno a sumarse al plan.

Para quienes deseen alojarse, hay diversas opciones de cabañas de troncos y casas de campo en alquiler, ideales para grupos familiares y de amigos. Al descanso perfecto en un entorno con naturaleza silvestre, José de la Quintana le suma una vida cultural diversa: peñas folclóricas, ferias de semillas y sabores del monte, encuentros de títeres y funciones de teatro al aire libre, en ciertas épocas del año. 

Escenario perfecto para el relax

A unos cinco kilómetros, el lago homónimo es uno de los sitios imperdibles para quienes visitan esta pequeña localidad. Este embalse cordobés recibe las aguas del dique Los Molinos. Fue construido a la par y como complemento de este último. 

Las aguas tranquilas del lago ocupan cerca de 50 hectáreas y se transforman en el destino favorito para deleitarse con la práctica de deportes náuticos a vela, la pesca de carpas o dientudos o para recostarse a orillas del agua en su balneario. En síntesis, en este paraje serrano la tranquilidad está asegurada. 

Comentá esta nota

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.