Buscar Buscar Comentar Comentar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Córdoba

Iglesias y monasterios con historia

Una rica historia se tejió tras los muros de antiguos conventos de la ciudad, cerrados a la vida urbana pero abiertos a la comunidad, a través de sus iglesias. La Dirección de Turismo Municipal propone recorrer esos espacios culturales y religiosos a fieles y visitantes. 

Por Redacción LAVOZ.

La vida conventual de Córdoba de la Nueva Andalucía se inició a poco de la  fundación de la ciudad y posterior reubicación. Fue cuando Jerónimo Luis de Cabrera privilegió a sus oficiales de expedición al otorgarles potestad sobre las tierras de la primitiva cuadrícula urbana.

Las familias de apellidos más tradicionales de Córdoba situaron sus viviendas alrededor de la Plaza San Martín y se convirtieron de ese modo en los primeros vecinos.

El capitán Tristán de Tejeda y su esposa, Leonor Mejía y Mirabal ocuparon para la descendencia Tejeda y Mirabal la manzana contigua a la iglesia Catedral, esquina de las actuales calles 27 de Abril e Independencia.

La prolífica familia dio varios ciudadanos ilustres a la ciudad, entre ellos, la hija Leonor de Tejeda y Mirabal, fundó el primer convento argentino de clausura y el hijo don Juan de Tejeda y Mirabal, creó el segundo monasterio de la ciudad. Más tarde, el solar de los Tejeda albergó a los hijos de Juan: Luis de Tejeda y Guzmán, el primer poeta argentino, y sus hermanos Gabriel, Gregorio, Alejandra y María Magdalena.

La primogénita de Tristán, Leonor de Tejeda y Mirabal, contrajo nupcias con el capitán Manuel Fonseca, muy devota de Santa Catalina de Siena, asistía con frecuencia a la Compañía de Jesús. A pesar de la tristeza por la muerte de su esposo, en 1612, encontró la fortaleza para superar la pérdida e impulsar el viejo sueño de crear un convento de mujeres consagradas a la vida religiosa.

Primer monasterio del país

El obispo del Tucumán, fray Fernando de Trejo y Sanabria, respondió a sus peticiones y el 2 de julio de 1613 colocó la primera piedra de la nueva empresa espiritual: 16 novicias tomaron los hábitos en la sede primitiva del convento en la casa de Leonor, situada en calle Rivera Indarte, entre avenida Colón y 9 de Julio. En el siglo XVII, luego de un importante desborde del arroyo La Cañada, el monasterio fue trasladado a su actual ubicación, frente a la actual Plazoleta del Fundador.

Ese fue el primer monasterio que tuvo la gobernación del Tucumán y todo el ámbito del posterior Virreinato del Río de la Plata, razón por la cual se lo considera el primer monasterio argentino y después de 400 años, mantiene intactos los valores de la regla que la rigen.

Fruto del milagro 

Juan de Tejeda y Mirabal, hermano de Leonor estaba casado con Ana Guzmán, con quien tuvo cinco hijos. Luis, el mayor, fue hombre letrado que utilizó con destreza la pluma como la espada y culminó sus días en un claustro dominico. La menor, María Magdalena, fue la razón por la cual Juan de Tejeda fundó el segundo convento de la ciudad. 

La pequeña Magdalena enfermó de muerte a los 12 años y Juan, devoto de Santa Teresa le hizo la promesa de construir un lugar consagrado a la vida religiosa si su hija sanaba. Y lo hizo. Magdalena sanó milagrosamente y al punto, ofrendó su vida a Dios al ingresar al convento que su padre fundó. 

En 1628 se creó el Monasterio Carmelitas Descalzas y el templo de Santa Teresa, conocido en la actualidad como iglesia de las Teresas, en el solar de los Tejeda. Tanto el monasterio como el templo sufrieron modificaciones edilicias a lo largo del tiempo y fueron declarados monumentos históricos nacionales. 

En el último tercio del siglo 20, se puso en marcha una tercera obra: un sector del monasterio fue destinado a lo que se conoce como el Museo de Arte Religioso Juan de Tejeda, ubicado en el predio. El portal del museo es único en el país y desde el patio del primer claustro aún es posible contemplar las torres de la Catedral tal como las vieran las monjas de clausura a fines de 1700.

La casa por sí misma es un tesoro digno de admirar y la colección es una de las mayores de arte religioso colonial de toda América Latina, compuesta en parte por las colecciones de la Catedral, de la congregación religiosa y las donaciones particulares y está orientada desde una perspectiva histórica, simbólica y antropológica.

Lo que hay que saber 

Visita. Iglesias y monasterios de Córdoba.

Cuándo. martes 10 y jueves 12 a las 10. 

Recorrido: iglesia de las Teresas, patio principal del Museo Juan de Tejeda y exteriores de iglesia Santa Catalina.

Partida: Oficina de información turística del Cabildo (Independencia 30).

La visita es gratuita. En el Museo Tejeda para ingresar se solicita una colaboración de $ 10.

Informes: en el teléfono (0351) 434-1200.

Comentá esta nota

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.