Buscar Buscar Comentar Comentar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Gastronomía

Guía para irse de copas por la provincia

El turismo enológico ha tenido un gran desarrollo en Córdoba. En Traslasierra, Calamuchita o el Norte hay muy buenas alternativas.

Por Gustavo Scarpetta (Especial).

Córdoba fue la primera provincia en exportar vino a Europa: los jesuitas en la zona de Colonia Caroya lograron ese hito con un vino denominado “lagrimilla”, que se degustó en la corte española en el siglo XVII. Luego, la llegada de los inmigrantes friulanos terminó de generar los emprendimientos vitivinícolas que se conocen actualmente.

Hoy, el turista que visite Córdoba se encontrará con una gran oferta de vinos tanto en el Valle de Calamuchita y en el de Traslasierra como si encara para el norte, hacia Colonia Caroya o Ischilín. 

El desarrollo que experimentaron las distintas bodegas de la provincia las llevó incluso a recibir premios internacionales. Muchas ofrecen visitas, con la posibilidad de degustar y aprender sobre el proceso de la elaboración del vino. Aquí, un recorrido por algunas de ellas.

DATOS ÚTILES. Información útil para recorrer bodegas en Córdoba.

Vino y salame

Colonia Caroya tiene una gran tradición gastronómica: su famoso salame de origen friulano es uno de los mejores del país. Pero la ciudad también posee una larga trayectoria en vinos, ya que de estas tierras salió el primer vino que se exportó de Sudamérica.

La Bodega La Caroyense, pionera en la provincia, exporta sus productos. Si bien es interesante visitarla, aún no está tan potenciado el recorrido guiado, por lo que es bueno informarse antes.

En ese marco, los vinos de Di Candi complacen a todos los que los prueban y, aunque todavía no se hacen a gran escala, pueden tener éxito. 

En Caroya también hay otros productores artesanales de vinos, entre los que se puede mencionar a Aurelio, Vittorio Papalini, Chacra de Luna y Riulat.

Visita con yapa

A 105 kilómetros desde Caroya, se puede (y se debe) conocer la bodega Jairala Oller. Enclavada en la bella comuna de Ischilín, la visita a las plantaciones en ese marco natural relaja hasta al más estresado. Después, el plan implica conocer la bodega y degustar sus vinos, que sin ser boutique están poniendo a Córdoba en boca de todos.

¿Una curiosidad? Vale la pena escuchar, narrada por los dueños de la bodega, la historia de Héctor Jairala. Fue preparador físico de Ángel Labruna en 1975, cuando River salió campeón después de 18 años de sequía de campeonatos, y entrenador de Ringo Bonavena. Una buena oportunidad para los turistas que disfruten de relatos sobre deportistas y grandes.

Por su parte, Ischillín, el lugar que tan maravillosamente pintó Fernando Fader, brinda motivos suficientes para quedarse a pernoctar y disfrutar del amanecer allí.

Calamuchita por dos

Tal vez la pionera en turismo enológico en Córdoba sea la Bodega Las Cañitas, cuyo complejo no solamente produce vino sino que también cuenta con un espacio para comer. Vale aclarar que un temporal ocurrido en la zona impactó en todas las instalaciones, pero que actualmente no quedan resabios de esa dura inclemencia del tiempo.

La bodega está ubicada entre Villa Berna y La Cumbrecita y su restaurante, con reservas, abre todo el año. Es un paseo muy preparado en cuanto al tiempo y los conocimientos que se brindan al turista. Hay degustaciones y se pueden adquirir productos. ¿La mejor experiencia? Almorzar allí y esperar los maridajes que proponen los expertos.

Cerca de allí, en Atos Pampa, se encuentra Finca Atos, con visitas guiadas los días jueves, viernes y sábado durante todo el año. Es un lugar de agricultura natural, que produce vinos a 1.200 metros de altura. Los precios oscilan entre 190 y 600 pesos, y se pueden comprar en fincaatos.com (realizan envíos a todo el país).

Boutique

En el Valle de Traslasierra, por otro lado, han tenido un fuerte impulso las bodegas boutique. La Matilde, comarca biodinámica, tiene 30.000 metros cuadrados de viñedos orgánicos. Está situada en San Javier, a los pies del Champaquí, en una región muy atractiva a nivel natural.

En San Javier está también Noble de San Javier, un productor artesanal que aprovecha las bondades de la región para elaborar un interesante vino. La visita guiada es gratuita y una vez por semana se organizan degustaciones, con siete vinos y cena.

En Las Tapias aparece la bodega Las Breas que, como las demás, se puede visitar y es una buena opción para el turista. El recorrido guiado es gratuito. 

Comentá esta nota

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.