Buscar Buscar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Escapadas

Feria de Villa de las Rosas: un clásico de Traslasierra que no podés dejar de visitar

Villa de las Rosas es un poblado tranquilo de Traslasierra, reconocido por ser la vía de acceso más corto al Cerro Champaquí. También llamada la Capital del senderismo, su feria es la postal más característica de la localidad.

Por Marina Perassi (Especial).

Desde la ciudad de Córdoba, el camino tradicional para llegar a la pintoresca localidad de Villa de las Rosas es por la Ruta Provincial 34. El viaje dura unas dos horas y media en auto y un poco más, alrededor de cuatro, en colectivo. La nueva vía de acceso al Valle de Traslasierra, inaugurada en octubre de 2019, acorta significativamente tiempo y kilómetros. Desde el peaje de la autopista Córdoba-Carlos Paz se conecta hacia Falda del Cañete y de allí hasta tomar la Ruta Provincial 34.

Cruzar las Altas Cumbres es parte del recorrido para llegar a Traslasierra. Durante todo el camino sinuoso, el paisaje deslumbra curva tras curva. Y nunca se experimenta de la misma manera: los días que el clima lo permite, y regala un cielo bien celeste y completamente despejado, los cóndores se dejan ver desplegando su prolijo y majestuoso vuelo en el parador de Cóndor Copina.

La Feria de Productores y Artesanos de Villa de las Rosas se realiza desde hace 12 años. Es el paseo de compras más convocante de Traslasierra. (Marina Perassi)

Un valle de rosas

Villa de Las Rosas es un entorno paisajístico armonioso ideal para desconectarse del tiempo. Debe su nombre a las rosas silvestres que son protagonistas desde los años ‘70. Florecidas, de diversos colores y destilando su exquisito aroma, embellecen el lugar.

Imperdible: un destino que vas a adorar 

Este poblado turístico tiene para ofrecer a sus visitantes el balneario municipal Guasmará durante las siestas calurosas de verano. Para los más activos hay senderos bien marcados para realizar trekking y senderismo. Las cabalgatas es una de las actividades más requeridas y para los aventureros está reservado el ascenso al Cerro Champaquí. Por las noches, la oferta gastronómica se centra alrededor de la Plaza principal San Martín.

En verano, los clásicos son los jugos y las bebidas refrescantes. (Marina Perassi)

La madre de las ferias

Hace unos 12 años comenzaba a esbozarse lo que hoy se conoce como la popular Feria de Villa las Rosas, cuenta Selva, una productora que participa de esa exposición desde sus comienzos.

Esta feria fue tomando fuerza y entidad con el paso del tiempo, a medida que los visitantes la fueron descubriendo y popularizando. Se desarrolla alrededor de la plaza San Martín, en el centro del poblado.

En sus comienzos, se asemejó a una feria franca de pequeños productores locales, todo por iniciativa de un grupo de vecinos de la zona. Comenzaron los productores de quesos de cabra, la señora de la miel orgánica, la de las frambuesas y Selva, la productora de dulces caseros y vinagres. Luego, se sumaron los primeros artesanos.

El propósito inicial de este mercado fue que los pequeños productores tuvieran la posibilidad de llegar de manera directa al consumidor. Hoy, la feria se transformó en un movimiento social en el cual se practica el intercambio y trueque entre los dueños de cada puesto. Es el evento social por excelencia que aprovechan los habitantes para autoabastecerse de productos para consumir y, a la vez, llegar con los suyos a los demás consumidores.

La feria es uno de los principales atractivos de esta locaidad. (Marina Perassi)

Para agendar: Tres clásicos de Traslasierra

Así, con el paso de los años, se convirtió en un paseo y atractivo turístico casi obligado para quienes están de paseo por Traslasierra. De hecho, es considerada la feria madre de la zona, entre las que se están armando en otras localidades vecinas, como Mina Clavero. Cada sábado, el día de mayor concurrencia, se montan alrededor de 400 puestos. También hay música en vivo y espectáculos a la gorra que van asomando entre medio de los stands.

Comida del mundo

Selva me cuenta que los puestos de comida comenzaron a llegar durante los primeros años de la feria, impulsados por la necesidad de los productores y comerciantes de almorzar. Después se tornó un negocio y hoy ya es un atractivo más. Hay de todo para probar: paellas, comida mejicana, empanadas, comida árabe, tartas, quesos, embutidos, ensaladas, comida vegetariana y vegana, tortas, tartas, ensaladas de fruta y zumos naturales.

Tradicional puesto de paella en la feria. (Marina Perassi)

Los artesanos

El espacio tiene prioridad para los artistas de la zona durante todo el año, pero en temporada alta llegan algunos puestos itinerantes. Hay tanta variedad de rubros y objetos artesanales como gustos y preferencias. Desde cerámica, pintura, herrería, objetos en madera, cestería, indumentaria, joyería y juguetes, hasta una lista interminable de productos para no ignorar.

Selva, una productora regional de la zona que está en la feria desde sus inicios. (Marina Perassi)

Cada vez que visito una feria me siento atraída por aquellos que trabajan con piedras y cristales naturales. El conocimiento que transmiten es asombroso; cada dije, anillo, pulsera, collar, aritos o tobillera tiene una vibración propia según el cristal que lleva engarzado. Se pierde la noción del tiempo conversando con estos artistas.

En esta oportunidad, me quedo con lo que pude charlar con algunos artesanos. Escuchar la historia de vida detrás de cada producto, el esfuerzo, la perseverancia, conocer algunas filosofías de vida, la calma que transmiten en la mirada, el respeto hacia la Madre Tierra de la que se proveen y a la que honran es el suvenir más valioso que me llevo de la feria de Villa de las Rosas.

Datos útiles

CÓMO LLEGAR. Desde la ciudad de Córdoba, el camino tradicional es por Ruta Provincial 34 y el viaje dura unas dos horas y media en auto y alrededor de cuatro en colectivo. La nueva vía de acceso, inaugurada en octubre 2019 acorta tiempo y kilómetros. Desde el peaje Córdoba - Carlos Paz se conecta hacia Falda del Cañete y de allí hasta tomar la Ruta Provincial 34.

DÍAS DE FERIA. Jueves y sábados, de 10 a 16, durante el verano y vacaciones de invierno. Resto de año, sábados de 10 a 14.

DIRECCIÓN. Av. Belgrano Sur 44, Las Rosas, Córdoba, Argentina.

FORMAS DE PAGO. La mayoría de los puestos aceptan tarjetas de débito y crédito.

ESTACIONAMIENTO. Para quienes se mueven en vehículo propio, sobre las calles aledañas a la Plaza San Martín hay estacionamiento controlado.

DÓNDE ALOJARSE. Las tipologías que ofrece este valle serrano van desde el camping municipal, hosterías, cabañas y posadas.

QUÉ COMER. Es el lugar ideal para almorzar. Los platos son diversos, típicos y de todas partes del mundo.

MÁS INFO. En las redes sociales: @munivilladelasrosas.

Feria todo el año

Si bien el verano es la época más elegida por los viajeros para descansar en esta apacible zona, durante los meses de otoño e invierno también es posible recorrer la feria. Permanece abierta todos los sábados del año, aunque cada época tiene su atractivo: en verano son los jugos y en invierno los licores. No hay excusas para no acercarse a conocerla, probar los sabores que ofrece y llevarse algún recuerdo artesanal.

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.