Buscar Buscar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Escapadas

Estancia Yucat: historia y naturaleza cerca de Villa María

Árboles nativos, aves difíciles de ver, templos religiosos y galpones se concentran en este espacio del sureste provincial.

Por Redacción Voy de Viaje.

Entre las llanuras del sureste cordobés, cerca de Villa María, un acervo religioso guarda las reliquias de una iglesia del siglo XVIII. Las aberturas de la capilla fueron talladas a hachazos y los detalles denotan la ornamentación pasada. Siglos después, en 1912, se alzó otro centro religioso a metros del lugar.

Pero la estancia Yucat no termina ahí: su casco principal se compone de galpones destinados al forraje, almacenamiento de granos y viviendas de los encargados del funcionamiento del lugar.

Acá, la acción de conservar no es sólo material: Yucat alberga un parche de bosque que nunca fue manipulado. Árboles nativos agazapados entre tanta hectárea agrícola son el motivo de protección para que el administrador encienda luz verde.

 

Bosque nativo

La estancia aplicó a través de Amb.ar, un plan de manejo y sustentabilidad en la conservación y forestación de los espacios verdes. Se creó un vivero que siembra nativos y el estanciero cedió una parte del campo para la plantación de árboles.

Actualmente, algunos voluntarios llegan a la estancia para colaborar en tareas tales como riego, siembra y traspasos de árboles.

 

Avistaje de aves

Otro motivo para visitar Yucat es su grandiosa y particular fauna. Biólogos y especialistas llegan de diferentes lugares para analizar el caso de un ave llamada “urutaú o kakuy”, que habita desde Centroamérica hasta el norte de Argentina. “La ves posada en el árbol y se mimetiza tan fácil con las ramas que puede estar muy cerca pero es difícil verla”, explicar Facundo, trabajador de la estancia, sobre este animal.

Otras aves presentes en la zona son el carpintero blanco, la tijereta y la tacuarita azul.

 

Visitas

Para conocer el lugar es necesario realizar consultas con antelación, ya que no se permite el ingreso sin aviso previo. El recorrido incluye la visita de las iglesias, el museo, la estancia principal, el vivero y monte nativo.

Para más información, podés ingresar al sitio web de Yucat, o comunicarte con María Laura Blanch al 3534298341.

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.