Buscar Buscar Comentar Comentar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Escapadas

El pueblo que Almafuerte oculta bajo el lago

Las aguas del dique Piedras Moras esconden la historia de El Salto Norte, el poblado que desapareció de la superficie hace casi cuatro décadas.

Por Redacción Voy de Viaje.

El Salto Norte es un pueblo de la ciudad de Almafuerte que desde hace 38 años se encuentra sumergido en el dique Piedras Moras (desde que este fue colmado de agua).

Ubicado a 100 kilómetros de la Capital cordobesa, funcionó como una referencia geográfica relevante y tiene una vasta historia que se remonta a la época de la conquista, cuando no existían Almafuerte, Río Tercero ni casi ninguna de las actuales localidades de la región.

Sin embargo, en los años ’70 los habitantes se vieron forzados a migrar debido al inicio de la construcción del dique Piedras Moras, que hoy está calificado por el Instituto Nacional de Agua como el espejo de agua más limpio y preservado de la provincia.

Inmersiones

Una de las actividades favoritas en este dique es el buceo. Su historia atrae a más de uno a descubrir lo que esconde bajo 34 metros de profundidad. Con el tanque de oxígeno bien puesto, los buzos pueden pasear por las calles de El Salto Norte y conocer su iglesia –construida en honor al patrono San José–, el cementerio, las casas y el antiguo puente que unía los lados norte y sur.

En la visita resulta imperdible el campanario, que se mantiene casi intacto. Sin embargo, sin lugar a dudas la verdadera estrella del lugar es la usina La Cascada. Está formada por tres niveles y se pueden descubrir allí la sala de máquinas, la sala de tableros, las antiguas salidas de alta tensión y el paredón del antiguo dique, donde todavía es posible leer en el viejo muro el año de construcción. Más info acá.

Comentá esta nota

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.