Buscar Buscar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Córdoba

De Córdoba a Unquillo: historia de un gran amor

Desde Córdoba se puede tomar la ruta E-57 o la E-53 que conduce a Villa Allende y Unquillo en el primer caso y a Río Ceballos y luego Unquillo, en el segundo.

Por Gustavo Scarpetta (Especial).

Un fin de semana cualquiera, tres amantes del ciclismo partieron para realizar un circuito por las Sierras Chicas con el objetivo de visitar la capilla Buffo.

Desde Córdoba se puede tomar la ruta E-57 o la E-53 que conduce a Villa Allende y Unquillo en el primer caso y a Río Ceballos y luego Unquillo, en el segundo. Abundante cartelería permite llegar sin inconvenientes hasta Los Quebrachitos paraje serrano de Unquillo.

Los entusiastas ciclistas pusieron todas las energías en las últimas trepadas aunque la última exige un esfuerzo adicional. Desde lejos se recorta la imagen de Villa Leonor, distante siete kilómetros del centro de Unquillo.

Antes de llegar hay que cruzar el arroyo Cabana, de aguas cristalinas que invitan a disfrutar de su frescura, aunque también se puede optar por el puente peatonal.

Una abundante arboleda cubre el lugar y aporta un marco de paz y quietud que sedujo a Guido Buffo en la primera mitad del siglo 20 para decidirlo como el lugar para vivir.

En el predio se encuentra la que fue vivienda, hoy museo y a la derecha, la capilla de forma ojival. Son 35 escalones los que hay que trepar para llegar al blanco templo que tiene una cúpula donde pequeñas ventanas ofician de linternas que permiten el ingreso de luz natural y también luce una especie de campanario; una escalera permite observar desde arriba la cúpula y el campanario. En el interior la cúpula que recrea el cielo y múltiples pinturas en murales revelan un sincretismo religioso y esotérico. Fragmentos bíblicos, escritos de Leonor, objetos familiares y un péndulo de Foucault que anticipa los sismos con algunas horas de antelación.

Poeta, escritor, científico. En la mansa postal serrana, se recorta la figura de la capilla y museo Buffo que testimonia la conmovedora historia de amor. Construida por Guido Buffo, un italiano nacido en Treviso en 1885 donde realizó estudios de artes plásticas, música, astronomía, sismología, filosofía y ciencias naturales.

En 1910 viajó a Argentina y se radicó en Córdoba donde ejerció funciones docentes y cuatro años después se casó con Leonor Allende con quien se radicó en Rosario, donde nació Eleonora, su única hija, y posteriormente se trasladaron a Buenos Aires.

En 1924 comenzó a construir la que sería vivienda familiar en Los Quebrachitos, cerca de Cabana en Unquillo, pero pocos años después comenzaron sus infortunios. Falleció su esposa y diez años después su hija, ambas víctimas de tuberculosis.

Después de esos tristes acontecimientos Guido decidió levantar una cripta familiar que le insumió nueve años. Allí descansan los restos de Leonor y Eleonora, los grandes amores de su vida y los suyos luego de fallecer el 13 de diciembre de 1960. La historia que cuentan los guías del museo es imperdible.

Otros monumentos. Entre otros muchos otros resonantes amores que tuvieron a Córdoba como testigo sobresale la historia del matrimonio de la aviadora Myriam Stefford y Raúl Barón Biza.

Un accidente aéreo le costó la vida a Myriam y en su memoria el viudo marido hizo construir un ala en el camino a Alta Gracia.

También conmueve el testimonio de amor que se encuentra en la localidad de General Levalle, al sur provincial. Se trata de una hermosa guitarra formada por siete mil árboles que puede apreciarse sólo desde las alturas.

Tiene un kilómetro de largo y es el homenaje póstumo que hizo el productor agropecuario Pedro Martín Ureta a su mujer Graciela Yraizoz, fallecida a muy temprana edad y quien tenía el proyecto de concretar la original obra, poco antes de morir.

Lo que hay que saber

Recorrido: Córdoba; Villa Allende; Unquillo; Cabana y Capilla Buffo.

Total del recorrido: 75 kilómetros.

Visitas a la capilla: sábados y domingos de 10 a 16.

Sugerencias: la dificultad del circuito es de intermedio a alto. Recordar llevar buena cantidad de agua si el recorrido se hace en jornadas de altas temperaturas.

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.