Buscar Buscar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Imperdibles

Crecen las consultas y reservas para el turismo rural en Córdoba

A pesar del parate obligatorio por la pandemia, la incertidumbre en las tarifas y las fechas de regreso, la expectativa del sector para la reapertura es muy buena.

Por Daniel Santos (Especial).

Todos coinciden en que habrá un sector en la reapertura turística que vivirá una explosión inmediata: el turismo aislado de los grandes centros urbanos será de lo más buscado por el nuevo viajero, cuando acaben las restricciones para viajar.

Córdoba tiene muchísimos establecimientos, que combinan la tradición, el contacto con la naturaleza, la gastronomía, las actividades campestres y rurales, con las comodidades de media y alta gama.

Algunos ya tienen consultas para el próximo verano, aunque todavía no pueden definirse con certeza ni las tarifas ni las fechas en que todo volverá a ser “normal”.

Muchos consultados por Voy de Viaje, se muestran expectantes, y la mayoría aprovechó la pausa obligada para hacer aquellas cosas que siempre quedan pendientes, o buscaron vías alternativas para sostenerse en meses de facturación cero.

Afortunadamente, coinciden, el excelente verano pasado (trunco a mediados de marzo), les dio la posibilidad de aguantar más o menos bien estos tiempos.

La mirada está puesta en septiembre, el mes en el que varios han puesto sus objetivos para volver a abrir sus puertas... o tranqueras, aunque dependerá de decisiones sanitarias.

Intuición y corazón

Juan Sotgiu, de la Estancia Niña Paula en Traslasierra (un hotel de montaña con seis habitaciones, restaurante y salón de té), asegura que estos meses, más que parados trabajaron “como dos bueyes” con su esposa Lucrecia Griot. “Desde herrería a carpintería, jardinería... hemos trabajado más que en temporada”, dice con humor, a pesar del contexto adverso.

Él y Lucrecia son santafesinos, y hace 16 años tienen su emprendimiento. “Siempre nos dejamos guiar por la intuición y el corazón. Disfrutamos, por sobre todo, de nuestro trabajo. Cuando hacés las cosas con el corazón, y le metés las pilas necesarias, es imposible que salga mal”.

Sobre el futuro, cree que tendrán una buena temporada, aunque no desconoce que mucha gente saldrá golpeada después de la crisis. “No va a ser excelente como la pasada, pero ofrecemos tranquilidad absoluta, aire puro, sierras, y mucha gente quiere olvidarse unos días de lo que está viviendo”.

Para “Piqui” Rojo Montes, de La Invernada, un coqueto “hotel de campo” de seis habitaciones entre La Cumbre y Villa Giardino, las perspectivas son buenas, pese a que no cree que hasta enero se retome la actividad plena.

La mayor parte de sus huéspedes son de Buenos Aires, lo que complica el panorama. “Este último mes, fue impresionante la cantidad de consultas. En muchos casos, con desesperación por saber cuándo volvemos a abrir, pidiendo reservar para enero”, detalla.

“Me cuentan que están desesperados por naturaleza, además de que buscan el servicio que ofrecemos, en una hectárea y media, lejos del centro, con el confort de siempre y nuestra gastronomía”. Ella y su marido son chefs que decidieron abrir La Invernada en 2011, y producen todos los alimentos que se consumen.

Sobre las tarifas a futuro, asegura que aún no están definidas. Además de la inflación, los nuevos costos que implican las adaptaciones a los protocolos sanitarios también incidirán.

Consultas y reservas

Diego Carranza, de la Estancia Serrana La Lejanía, se manifiesta expectante, y sorprendido con la cantidad de consultas. “Creo que vamos a ser favorecidos: tenemos pensión completa, río con bajada propia. La gente que viene, no sale de nuestras 16 hectáreas”.

“Un montón de gente nos ha llamado para venir, pero no podemos asegurar nada hasta que no sepamos fechas”, agrega.

Para María Susana Descotte, de la posada Las Perdices de Candonga, la situación es más compleja. “No sabemos muy bien qué vamos a hacer después. Fueron muchos avatares que veníamos transitando, y este último acontecimiento nos noqueó. Veníamos con una época difícil del turismo”.

El emprendimiento turístico lo complementan con otras actividades vinculadas a la discapacidad, la granja de animales, la huerta. Es uno de los escasos emprendimientos de turismo accesible en la provincia.

“No sabemos con qué herramientas contaremos. En principio, estamos sosteniendo animales, granja, huerta, haciendo un vivero de árboles autóctonos”, detalla Susana, que está en ese espacio hace 15 años.

“Veníamos de años muy complicados. Todos los aumentos de tarifas, no los pudimos trasladar a los precios. Empezamos a trabajar con grupos, para ver de qué manera sostenernos. Ni siquiera tuvimos caminos por dos años”.

¿Septiembre?

Anabel Villarreal, de la Estancia La Ernestina, en Potrero de Garay, dice que desde que se detuvo la actividad están tratando de sostenerse. “Estamos con todas las esperanzas puestas en septiembre, creemos que ahí se podrá trabajar. Por ahora, recibimos muchas consultas, de gente expectante. Pero no podemos asegurar cuándo los podremos recibir”.

La última temporada había sido muy buena, y tenían reservas para los fines de semana largo y hasta para mayo, que debieron cancelar. “Ya nos han pedido presupuesto incluso para diciembre”, agrega.

Mientras, trabajan en cómo mejorar la oferta, con la incorporación de actividades, cabalgatas, escaladas, pensando en el día después.

Virginia, de la estancia Haras Ampascachi, que se especializa en turismo ecuestre, dice que las expectativas son buenas. “A pesar de que existe mucho miedo en alguna gente por salir, muchos están encerrados en departamentos o casas y necesitan pensar su próxima salida”.  

La estancia, de 11 habitaciones, suele ser base de operaciones para salidas a caballo de varios días, incluso para realizar el Cruce de los Andes, o ir a Salta o Jujuy. “Tenemos varios programas, desde aquel que nunca montó en su vida hasta los que hacen travesías exigentes de varios días, y que se alojan en la estancia”.

“Esperemos que abra lo más pronto posible, porque usamos los fondos de reserva para sostenernos estos meses”.

Cambio de vida

En Potrerillo, de Potrero de Garay, el fuerte no es el turismo, aunque muchas de sus cabañas se alquilan con ese fin. Elsa Rodríguez Pastor asegura que han recibido muchísimas inquietudes de gente que quiere radicarse definitivamente en el emprendimiento, de Córdoba, Buenos Aires o Rosario.

“Las consultas crecieron exponencialmente. Muchos propietarios también están pensando en cambiar su estilo de vida, y en lugar de casa de fin de semana o de alquiler, quieren instalarse”.

En otros emprendimientos, como La Granadilla, también reciben pedidos de mucha gente interesada en mudarse de forma definitiva.

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.