Buscar Buscar Comentar Comentar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Escapadas

Córdoba desde arriba, entre torres y ángeles

Desde noviembre se organizan visitas guiadas a la torre mirador de la Iglesia de los Capuchinos. Descubra los secretos del templo y acceda a una vista privilegiada de la ciudad a 40 metros de altura.

Por Florencia Vigilante (Especial).

Los pináculos de la Iglesia de los Capuchinos (esas terminaciones filosas que apuntan al cielo) resaltan entre los perfiles de los edificios de Nueva Córdoba. Considerado por muchos como uno de los templos más lindos de la ciudad (de hecho fue elegido “primera maravilla cultural” de la provincia en un concurso organizado por La Voz), en noviembre abrió sus puertas para que locales y turistas accedan a rincones que hasta el momento eran prácticamente desconocidos, como el coro, el balcón frontal, las terrazas y la torre mirador.

De martes a sábados, tiene tres oportunidades para visitar esta obra neogótica: a las 10.30, a las 12 y a las 18. La entrada (de $ 100 para cordobeses y $ 150 para extranjeros) es un bono contribución que se destina a la restauración del templo (a cargo de los padres), y los recorridos están encabezados por guías profesionales de la ciudad.

Paso a paso

El circuito comienza en el atrio, donde un dibujo del italiano Augusto César Ferrari (el arquitecto que diseñó la iglesia) muestra la obra tal como la soñó. Entre las explicaciones que se dan sobre el templo, construido entre 1927 y 1932, présteles especial atención a los detalles, como el que asegura que Ferrari lo edificó con un solo ojo porque perdió el otro en un disturbio en Buenos Aires.

La segunda parada es para contemplar la fachada, una suerte de Biblia de cemento en la que el arquitecto plasmó animales rastreros, columnas de colores, atlantes, virtudes cristianas, apóstoles y santos, entre otros elementos simbólicos, en un orden que va de lo terrenal a lo espiritual. Probablemente haya escuchado distintas explicaciones acerca de las torres. La que dan los guías es que la torre trunca simboliza la vida mundana e imperfecta, en contraposición con la trascendencia y la perfección de Dios encarnadas en la otra torre.

Terreno desconocido

Una estrecha escalera caracol conecta el atrio con el coro, donde se hace la tercera parada. Es un punto privilegiado para observar el friso con escenas de la vida de San Francisco de Asís, reinterpretadas por Ferrari a través de panoramas, y la bóveda en la que el italiano registró para siempre el cielo cordobés de 1930. Si tiene buena vista, podrá distinguir también los nombres de los meses.

Desde ese punto toca salir a una terraza, donde caminará a través de pasillos angostos hasta verse rodeado de contrafuertes y gárgolas que miran a la ciudad. Un detalle: si bien en las catedrales góticas las gárgolas se utilizaban como desagües, en esta iglesia son elementos decorativos. Eso sí: según la creencia, defienden al templo de los malos espíritus. Y atraen a las palomas.

Luego de deslizarse entre las virtudes cristianas que decoran la fachada principal, accederá a una terraza lateral que apunta hacia el Paseo del Buen Pastor. Es un buen sitio para prestar atención a las esculturas y a los intensos colores que realzan la obra tras la restauración de ese sector.

Lo mejor, para el final

Aquí viene la parte “complicada”: hay que superar 113 escalones de una escalera caracol para llegar hasta la cima de la torre trunca. No desespere: puede hacerlo a su ritmo. Y, por más trillado que suene, las vistas compensan el esfuerzo. A 40 metros de altura, será testigo de una postal de la ciudad que no conocía, en la que se perciben bloques de edificios, el Faro del Bicentenario, el Paseo del Buen Pastor, algunas iglesias y, a lo lejos, las sierras. Los pináculos que dan identidad al templo están prácticamente a sus pies. Y, a su altura, sólo quedan los ángeles de la otra torre.

Lo que hay que saber

CUÁNDO: de martes a sábado a las 10.30, a las 12 y a las 18. La visita dura una hora.

DÓNDE: entre Buenos Aires y Obispo Oro, Nueva Córdoba.

POR CUÁNTO: $ 100 para locales y $ 150 para turistas. Es un bono contribución para colaborar con la restauración del templo.

RECOMENDACIÓN: llevar calzado cómodo.

RESERVAS: 351 6003084. En Facebook: Córdoba cultural tours.

 

Comentá esta nota

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.