Buscar Buscar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Escapadas

Consejos clave para disfrutar de los ríos de Córdoba con conciencia

Desde Defensa Civil, algunas recomendaciones para tener en cuenta a la hora de planificar una escapada a las sierras.

Por Redacción Voy de Viaje.

Como cada año, las altas temperaturas y la llegada de diciembre convierten a los ríos de la provincia en focos de interés para muchos turistas locales o foráneos que se acercan a los diferentes cursos de agua para pasar una tarde libre o acampar durante varios días.

Frente a la creciente demanda de estas épocas, Voy de Viaje se comunicó con las autoridades de Defensa Civil a nivel provincial para actualizar algunas recomendaciones que vale la pena tener presente a la hora de refrescarse en los ríos de los valles cordobeses.

 

“Lo primero que hay que tener en cuenta es que está prohibido acampar en los márgenes de los ríos”, asegura Diego Concha, titular del organismo encargado de tutelar por la integridad de los turistas. “La gente arma su carpa porque ven los ríos o arroyos con bajo caudal, pero puede pasar que una crecida repentina haga que el agua pase de menos de un metro de profundidad a cinco o seis”, especifica. Solo hay que acampar en lugares habilitados, como campings.

Algunos indicios

Siempre hay que seguir las indicaciones que dan las autoridades locales, el personal de Bomberos y Defensa Civil de cada localidad. “Muchas veces la gente desconoce que los ríos serranos nacen en cuencas altas, muy lejos de zonas urbanas. La gente suele bañarse en zonas bajas y no tiene en cuenta que las crecidas se inician a varios kilómetros de allí. Es fundamental que hagan caso si se les pide desalojar el lugar”, comenta el funcionario.

“Hace muchos años que tenemos la suerte de que no hay fallecidos por un pico de crecida, pero igual al río hay que tenerle mucho respeto”, dice. ¿Cómo guiarse para actuar a tiempo ante la duda de una crecida? Concha lo explica sencillamente: “Si en las zonas más altas está nublado, siempre hay una posibilidad de lluvia. Hay que seguir el pronóstico a corto plazo del Servicio Meteorológico Nacional. Si hay precipitaciones, puede haber peligro de crecida”.

 

Y amplía: “El agua se empieza a poner más turbia, va cambiando de color. Los bancos de arena o las piedras que normalmente vemos pueden ser tapados por el agua fácilmente. También pueden circular objetos traídos por la misma crecida, como ramas, hojas o incluso bolsas de basura. Todo eso indica que está aumentando el caudal de ese río o arroyo”.

Evitar accidentes

Otro aspecto para tener en cuenta, según Concha, es el que se relaciona con accidentes evitables. Es el caso de lesiones producidas por golpes luego del impacto con algún banco de arena o piedra. “Las crecidas modifican las profundidades de los ríos. Un lugar que suele ser hondo puede recibir un banco de arena de una crecida y disminuye su profundidad. No es recomendable arrojarse desde las alturas”, analiza, teniendo en cuenta la gran cantidad de traumatismos y fracturas que se producen ante el desconocimiento de los bañistas.

Los niños deben estar siempre a la vista de un adulto. Por más que creamos que hay sólo 20 o 30 centímetros de agua, es recomendable que haya un adulto responsable acompañando a los más chicos”, agrega Concha.

 

Tampoco es aconsejable bañarse solo o en lugares alejados. “Muchas veces la gente busca lugares tranquilos, pero eso también es arriesgado. No tendremos forma de enterarnos si viene una creciente y, además, no tendremos posibilidades de pedir socorro”, explica el director.

Otros factores

Sobre los cuidados en relación con el impacto de los rayos ultravioletas, Concha es determinante. “Entre las 11 y las 16 son horarios muy complicados para tomar sol”, afirma, mientras recomienda no exponerse en esa franja para evitar quemaduras e insolaciones. “Hay que estar hidratándose permanentemente, sobre todo en el caso de niños y personas de la tercera edad, más propensos a tener golpes de calor y cuadros de deshidratación”, detalla.

Y agrega ciertas recomendaciones para quienes salen a caminar o disfrutan del senderismo: “Hay que llevar ropa adecuada, teniendo en cuenta las diferencias de temperatura propias de las sierras; llevar agua; que nos acompañe preferentemente un guía o alguien que conozca y tratar de utilizar pantalones largos por la habitual presencia de ofidios”.

 

Para la próxima temporada, la oficina de Defensa Civil provincial estará patrullando las diferentes zona turísticas, haciendo hincapié en los valles de Punilla, Calamuchita, Traslasierra, Paravachasca y el norte cordobés, sobre todo en los departamentos con ríos serranos.

“Son lugares con mucha afluencia de turismo así que preparamos repartos de folletería en todas esas zonas”, adelanta. Según el funcionario, un total de 65 cuarteles de bomberos estarán atendiendo a la gente ante cualquier inconveniente, además de las autoridades locales de Defensa Civil, las secretarías de turismo y los bañeros de las diferentes comunas.

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.