Buscar Buscar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Escapadas

¿La conocías? Esta es la historia del oso polar que llegó a Córdoba

Por más improbable que parezca, en la década del ’50 uno de estos animales que habitan cerca del Polo Norte arribó a nuestra provincia.

Por Redacción Voy de Viaje.

En la explanada del Museo Provincial de Bellas Artes Emilio Caraffa, frente a la plaza España, se encuentra la estatua de un oso polar que lleva ahí desde la inauguración del museo. Y si bien es cierto que en torno al animal existen diferentes mitos, hay una historia que resulta contundente.

Por error

En la década del ’50, Argentina festejaba las políticas de soberanía en la Antártida. A causa de estos tratados de protección, las actividades allí se dedicaban exclusivamente a fines pacíficos, evitando así litigios y reclamos.

En pleno hecho histórico, algunas ciudades del país realizaron obras para conmemorar el logro. Córdoba se sumó a la iniciativa y construyó un puente, al que bautizó como “Puente Antártida” (es el que actualmente une barrio Cofico con el centro de la ciudad). Con el objetivo de decorarlo y embellecerlo, se colocó la estatua de un oso polar tallada en piedra blanca.

Según cuentan las narraciones históricas, al momento de la inauguración y exhibición de la escultura, alguien balbuceó que en la Antártida no había osos polares. Y es que estos animales viven exclusivamente en el Ártico, es decir, en el extremo norte del planeta.

Sólo las personas que estuvieron presentes en ese evento sabrán qué sintieron las autoridades al enterarse del error. Sin embargo, ese hecho no puso fin a la historia del oso en Córdoba.

Un tour por la ciudad

Luego de que la estatua fue retirada del puente, comenzó un viaje por diferentes espacios públicos de la ciudad que duró más de 50 años. Entre los lugares en los que estuvo figuran la plaza Alberdi de Barrio General Paz, la explanada frente al Patio Olmos y su actual hogar: el Museo Caraffa, donde los cordobeses podemos verla todos los días.

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.