Buscar Buscar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Noticias sobre turismo

Cómo enfrentan los hoteles de Córdoba la cuarentena y la falta de turistas

Aunque el 2020 es un año perdido, muchos empresarios del sector siguen apostando a la actividad, a pesar de que varios ya decidieron bajar los brazos. La ayuda del Gobierno es primordial en este tiempo de subsistencia. 

Por Christian Quinteros (Especial).

La crisis nunca antes vista por la que atraviesa el turismo está haciendo navegar al empresariado del sector, y en particular al hotelero, en un océano congelado. La actividad paralizada producto de la pandemia por Covid-19 que azota al mundo ha definido al 2020 como un año perdido. A pesar de que las autoridades públicas han manifestado su preocupación decretando medidas de ayuda, todo parece ser poco para lograr recuperar la pérdida millonaria que esta industria acumulará hasta que la actividad vuelva a ponerse en marcha, recién a mediados del próximo año según analizan entidades de este segmento. 

Temporada de verano: estrategias para no darla por perdida 

Fernando Desbots, flamante presidente de la Asociación Empresaria Hotelera y Gastronómica de Córdoba (AEHGC), que representa la filial regional de la federación argentina (FEHGRA), expresó a Voy de Viaje que la situación de los hoteles es desesperante. “La realidad de nuestro sector es difícil de sostener porque, a diferencia de otras actividades productivas, en hotelería no podemos estoquear. Cama que no se vende no se puede cobrar y no genera ingresos”, manifestó.  

Esta inactividad, hasta el momento, ha llevado a algunos hoteles a cerrar definitivamente y a otros a declarar procedimiento de concurso. Por otro lado, la situación está incrementando el mercado informal con departamentos no registrados que se alquilan para alojamiento, que a su vez genera un movimiento clandestino de turistas.

Para Fernando Desbots, flamante titular de AEHGC, la situación de los hoteles es desesperante.

“Sabemos que existen edificios enteros destinados a alojar gente, que violan los protocolos de higiene y sanidad, poniendo en riesgo a la población”, aseguró Desbots. Con respecto a la reapertura, el dirigente reveló que hasta que no salga la vacuna contra el coronavirus no hay posibilidad de retomar la actividad, que además será la última en incorporarse al sistema productivo.

Esfuerzo e inversión 

Salir de esta situación va a ser muy duro y requerirá gran esfuerzo empresarial e inversión económica para que los hoteles puedan adaptar sus instalaciones y la tecnología de acuerdo a los requerimientos y protocolos que se exigirán para el correcto funcionamiento. “Hay que hacer una gran inversión, y como toda inversión implica un costo. Por eso insistimos en que las autoridades del Gobierno amplíen aún más las medidas de ayuda al sector, poniendo al turismo como tema primordial en la agenda política inmediata”, puntualizó el nuevo titular de AEHGC.

A nivel comunal, entre las medidas implementadas, se exceptúan a empresarios hoteleros en el pago de tasas por comercio, industria y servicio hasta finalizar este año; también se les aplica una exención en el pago del impuesto al automotor desde el inicio de la cuarentena hasta la cuota cinco. Pero la principal respuesta oficial esperada por los hoteleros tiene que ver con los servicios esenciales (luz, gas y agua), ya que las facturas siguen llegando y hay que pagarlas. 

Concurso: de qué se trata el Ideatón 

No bajar los brazos sin morir en el intento

Los hoteles pequeños, de formato familiar y boutique, que no cuentan con el respaldo económico que sí tienen las grandes cadenas, son los que más esfuerzos están haciendo para no bajar los brazos y continuar apostando a una pronta reapertura. Voy de Viaje reunió a un grupo de empresarios para que den testimonio de sus experiencias. 

Ramiro Rodríguez, de Azur Real Hotel Boutique (ciudad de Córdoba), detalló cómo enfrenta esta cuarentena. “Vivimos este tiempo con mucha incertidumbre ya que no se sabe cuándo y cómo va a volver el turismo. Varios hoteles han tomado la decisión de cerrar sus puertas. Nosotros aún seguimos en pie, apostando a ofrecer un mejor producto para cuando se reactive el sector. Pero para eso necesitamos que se normalice el transporte aéreo y terrestre y que se abran las fronteras. Aprovechamos el tiempo para realizar mejoras en el hotel, capacitar al personal, realizar cursos virtuales. Estamos preparando el edificio para ofrecer una propuesta diferente, con servicios para disfrutar de una estadía diaria que incluyen gastronomía, un nuevo spa inédito en Córdoba con la opción de pasar la noche en nuestras habitaciones”.

Entre los cambios esenciales, Rodríguez anticipó que se va a preparar a un profesional designado como guardián de salud de los huéspedes. “Si bien nosotros siempre hemos estado atentos a los cambios necesarios para ofrecer un mejor servicio, en esta etapa agudizamos más la adecuación del producto para que sea interesante no sólo para el extranjero sino también para el turista local y el regional”, agregó. 

Los hoteles pequeños que no cuentan con el respaldo económico de las grandes cadenas son los más perjudicados. (Casas Viejas)

Marcelo Vázquez, de Casas Viejas Lodge & Spa (La Cumbrecita, Valle de Calamuchita), también apuesta por no bajar los brazo. “Está siendo complicada la situación desde el primer día que se decretó la cuarentena, porque no hay un futuro claro. Decidimos aplicar una reducción importante de gastos para poder sobrellevar este temporal. Estamos trabajando para aplicar todos los lineamientos del COE cuando llegue el momento de la reapertura y adaptar las instalaciones lo mejor posible para que, con la distancia social, el huésped esté cómodo y disfrute la estadía tanto en el hotel como en el restaurante. Estamos esperanzados que la reapertura traiga aún más gente, pensando que el turista optará por sitios abiertos, con espacios aireados, en paisajes naturales donde no haya tantas personas. En ese aspecto, nuestro hotel se localiza en uno de los paisajes más bellos y distantes de los tradicionales centros turísticos de la sierras de Córdoba”, afirmó Vázquez. 

¿Te muradías?: un paraíso escocés ofrece casa y trabajo 

Ana Jordán, de Finca El Tala Hotel & Bodega (San Javier, Valle de Traslasierra), resumió su experiencia con un relato resiliente. “Esta situación nos sorprendió. Estábamos descolocados, sumergidos en la incertidumbre, sentíamos miedo y angustia. Nos convocamos como equipo a pensar y tratar de generar la energía suficiente para transformar la vivencia que teníamos, salir de la parálisis, vitalizarnos. Nos propusimos pensar en un futuro posible. El desafío fue cómo queríamos estar en el momento de reapertura. Con los recursos que teníamos vimos qué podíamos hacer. En el parque, por ejemplo, hicimos más estanques utilizando materiales que ya teníamos. Rediseñamos varios sectores y surgió el proyecto de armar un cuartel de Cabernet Franc de pie injertado y otro cuartel de Syrah y Merlot. Aprovechamos para elaborar dulces con cítricos de temporada de la zona, hicimos batatas en almíbar orgánicas, conservas y escabeches, todo para ofrecérselo al turista cuando vuelva a visitarnos. También comenzamos con el armado del Balance del bien común, una herramienta de la economía que contempla la sustentabilidad, el medioambiente y la dignidad humana para el desarrollo productivo. Lo encontramos sumamente apropiado para este momento”, afirmó Ana. 

Como ese sitio también es su hogar, en ningún momento contemplamos la posibilidad de cerrar. “No era una posibilidad desentendernos de nuestro lugar y de las personas que trabajan aquí”, expresó con mucha emoción.

Se necesitará una importante inversión económica para que los hoteles se adapten a los requerimientos y protocolos. (Finca El Tala)

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.