Buscar Buscar Comentar Comentar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Escapadas

Colanchanga: familiar y tranquila

Con un arroyo cercano a una reserva natural, este enclave, situado a escasos kilómetros de Río Ceballos, es especial para el descanso y las actividades al aire libre. 

Por Redacción Voy de Viaje.

En el corazón de las Sierras Chicas, a tan sólo 10 kilómetros de Río Ceballos, se encuentra Colanchanga, una zona privilegiada por la geografía donde las arboledas y el entorno se vuelven escenarios ideales para el relax. Con cauces de agua que descienden por las montañas, es un refugio para aquellos que aman la naturaleza, entre flores silvestres, terrenos pedregosos y pastizales. Este rincón posee un arroyo homónimo que es uno de los afluentes del dique La Quebrada, para refrescarse en los días de calor. 

La consigna en Colanchanga no es otra que disfrutar de sus paisajes entre amigos, familia, picnics y mates bajo el sol. Para pasear está el centro urbano de Río Ceballos, donde hay una feria de artesanías, restaurantes y comercios. A la vez, si se busca ofertas de alojamiento, se pueden encontrar hosterías, residenciales, cabañas y hasta albergues familiares. 

Sobre ruedas: Pedaleando por el circuito Dique La Quebrada-Colanchanga.

Actividades inmersas en la naturaleza

Mountain bike y senderismo son dos de las actividades más elegidas entre los que visitan la zona, y en los alrededores sigue sorprendiendo la Reserva Hídrica Natural Parque La Quebrada. Con una extensión de 4.200 hectáreas, es un área protegida donde el bosque se extiende por las laderas y los valles hasta los 1.000 metros de altura. Molles, cocos, manzanos del campo, piquillín de la sierra o palo amarillo son algunas especies del lugar. En tanto, por aquí sobrevuelan picaflores comunes y cometa, pepiteros de collar y zorzales negros, entre otras aves.

Mirá también: A perseguir cascadas en Río Ceballos.

Al mismo tiempo, en el embalse del dique La Quebrada –que pertenece a esta reserva hídrica–, la ausencia de embarcaciones de motonáutica, la quietud del agua y las dimensiones del espejo crean las condiciones perfectas para hacer windsurf, canotaje y buceo. Se puede llegar a este punto directamente por la ruta E 53.

Comentá esta nota

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.