Buscar Buscar Comentar Comentar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Escapadas

Belleza en altura en La Cumbre

Combina paseos por sus casonas inglesas y casas de té con actividades extremas que incluyen parapentes, paracaídas y planeadores. Un clásico que no pierde vigencia.

Por Juan José Coronell (Especial).

Paisajes privilegiados, un microclima propio, la práctica del turismo aventura y la herencia inglesa hacen de La Cumbre una de las localidades más pintorescas y exclusivas de la provincia. Con una ubicación de 1.141 metros sobre el nivel del mar, la ciudad le hace honor a su nombre, al ser la población más alta de todo el Valle de Punilla.

Cita obligada en cualquier momento del año, ofrece al visitante una gran cantidad de posibilidades, entre las que se destacan las actividades de recreación en la naturaleza y los sitios históricos y artísticos que forman parte de su legado cultural.

DATOS. Información útil de La Cumbre.

Adrenalina activada

Para hablar de turismo en esta parte de Córdoba, una de las palabras clave es aventura. Y es que la ciudad ofrece la posibilidad de volar en parapente desde el mirador Cuchi Corral, una quebrada de 400 metros de altura. Allí, los aficionados y los inexpertos que se animen a sentir la adrenalina podrán vivir esta experiencia –los segundos, siempre acompañados de un instructor–. 

El lugar se encuentra a unos 10 kilómetros de la ciudad y los vuelos se realizan durante todo el año, con una mayor frecuencia por la mañana hasta el mediodía. Una charla previa prepara a quienes saltarán hacia el vacío y una llamada durante la noche anterior informa sobre las condiciones climáticas y sobre qué se necesita para practicar este deporte extremo. Cuesta unos 1.800 pesos el viaje, que dura entre 15 y 20 minutos. Para consultas, comunicarse al: (03548) 15570951.

Por otra parte, si La Cumbre es ideal para la práctica de estos deportes, también lo es por su predio Aerotelier. Se trata de uno de los más importantes de la provincia y del país, con una pista que alcanza los 1.250 metros de longitud. Paracaidismo y vuelos bautismo en avión y planeador son algunas de las posibilidades que brindan la excusa perfecta para conocer a la ciudad desde arriba. Contacto: (03548) 452544/ 15639713.

Con acento inglés

Pero La Cumbre no sólo es hermosa por las condiciones que le otorgó la naturaleza, sino también por lo que le aportaron los primeros habitantes del lugar: los ingleses. Dan cuenta de ello el estilo de sus casonas y el Club de Golf inaugurado en 1924, un espacio que fusiona tranquilidad, belleza y deporte.

Y así como para los británicos no hay nada como el té de las cinco, lo mismo sucede con los habitantes y visitantes de este localidad, que pueden tomarse cinco minutos y disfrutar de esta infusión en el Five O’ Clock. Es un recorrido temático a través de las casas de té, donde es posible degustar distintas variedades junto con una excelente pastelería. No sólo se pueden probar bebidas a base de hierbas serranas, sino también tisanas (mezclas de hierbas que no llevan té) y blends de que mezclan la infusión con diversas especias, flores y frutas. Las casas Keltoi, Casa de Té Villa Art, Viva La Pepa! Patisserie y Té Allegra, entre otras, son buenas alternativas para deleitarse.

Desde arriba

El Cristo Redentor es otro emblema para descubrir en la ciudad. El monumento de ocho metros de altura, obra del escultor Luis Ramaciotti, se ubica en lo alto del cerro y, para llegar hasta allí, se asciende fácilmente a través de un sendero que emula al Vía Crucis.

Desde la Capilla San Roque –que data de 1880– es posible subir al pie del cerro. Para eso, hay que caminar durante unos 10 minutos hasta llegar a la terraza en la que se encuentra la escultura. Detrás está el camino, que continúa el ascenso con una pendiente media.

Todos los senderos de montaña están debidamente demarcados, y deben ser debidamente visitados para ser testigos de sus verdes postales.

Comentá esta nota

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.