Buscar Buscar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Exóticos

Villa Epecuén: las ruinas del pueblo argentino arrasado por el agua

En 1985, esta villa turística bonaerense fue destruida por la crecida del lago homónimo. Con el tiempo, sus restos quedaron al descubierto y comenzaron a atraer a los viajeros.

Por Redacción Voy de Viaje.

Los pueblos fantasma y las ruinas funcionan como un imán para muchos viajeros interesados en conocer la historia detrás de los destinos. En Argentina, un caso paradigmático es el de Villa Epecuén, el pueblo turístico del sudoeste de la provincia de Buenos Aires que en 1985 quedó sumergido bajo el agua.

La villa había nacido en 1921 a orillas del lago Epecuén, famoso por las propiedades medicinales de sus aguas, cuyas condiciones se asemejan (por el nivel de hipersalinidad) a las del Mar Muerto. Durante décadas, ese fue el principal atractivo para los miles de turistas que visitaban la zona durante el verano.

El 10 de noviembre de 1985, por una combinación de obras inconclusas, inacción gubernamental, lluvias torrenciales e inundaciones en la provincia, el terraplén defensivo que protegía al pueblo cedió y el lago inundó la villa. Hubo que evacuar a sus aproximadamente 1.500 habitantes, que lo perdieron todo, y Villa Epecuén desapareció bajo el agua.

Ruinas para uno

Con el paso de los años y la realización de obras para impedir que ingresaran caudales externos a la laguna, el agua se retiró y dejó al descubierto las ruinas de los hoteles, los comercios, las viviendas y las industrias que habían funcionado en el lugar.

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram

El es Pablo Novak, el único habitante de Epecuén, un ejemplo de persona. Lo encontramos en las ruinas y fuimos a saludarlo, luego de unos minutos de charla, sin conocernos, nos invitó a la casa y nos convido con una picada y un guiso de arroz calentito para paliar el frío mientras nos contaba sus anécdotas. Me dejó sin palabras, todos los que visitan Epecuén deberían visitar a Pablo y charlar un rato con él. Serie: #GenteEnSuCotidianeidad #EyesOn #TheWeekOnInstagram #PrimeroLaComunidad #HallazgoSemanal #StreetSelect #StreetLeaks #StreetMobs #StreetShared #StreetPhotography #StreetPhotoArg #ChallengerStreets #CaptureStreets #SPJStreets #OurStreets #StreetPhotographyBnW #Street_Photo_Club #Ig_Street #Amateurs_BnW #BnW_Fanatics #BnW_Rose #BnW_Planet #BnWMood #BnW_City #Rsa_BnW #IgWorldClub_BnW #BnW_Demand #BnW_GreatShots #BnWSouls #Noir_Shotz

Una publicación compartida por Nico Rojas (@nicrs) el25 de Ago de 2017 a las 5:35 PDT

Y si bien desde hace un tiempo puede recorrerse, Villa Epecuén permanece deshabitada, con una sola excepción: Pablo Novak, el único habitante que se negó a dejar su hogar tras la crecida. Hoy, con 90 años, sigue instalado en una casa en la entrada del pueblo, y camina por sus restos todos los días.

Set de filmación

El año pasado, el destino volvió a cobrar relevancia a nivel país cuando Abel Pintos lo eligió como locación para el video de Cien años, la canción principal de la novela Argentina, tierra de amor y venganza. En las imágenes se lo puede ver entre los restos de las construcciones de la ciudad, el agua y los árboles muertos.

Datos útiles

Si bien actualmente no es posible viajar debido al aislamiento obligatorio impuesto en el país para frenar el avance del coronavirus, hay que saber que, para visitar Villa Epecuén cuando todo pase, hay que dirigirse a Carhué, la localidad más cercana, a unos ocho kilómetros de distancia. Existen circuitos turísticos para conocer sus ruinas, sus playas y sus edificios emblemáticos, además de paseos nocturnos.

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.