Buscar Buscar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Argentina

Viaje a la naturaleza virgen

La costa de Puerto Deseado, en Santa Cruz, con su ría donde el océano entra por 42 kilómetros dentro del continente, es escenario del avistaje de mayor concentración de biodiversidad. Chacras, historias de ferrocarril y travesías en 4x4 y kayak ofrecen un verano diferente. 

Por Sandra Bonetto (Especial).

Si la tendencia de los últimos años en el turismo mundial es vivir una experiencia, esta tendencia tiene su anclaje en Puerto Deseado, Santa Cruz. Son la adrenalina y la expectativa los ejes que motivan llegar a esta ciudad portuaria del litoral marino costero en la Patagonia argentina, abordar un bote semi rígido y abrir el alma a todos los sentidos. El éxito de la travesía dependen del clima y la marea, porque se trata de un viaje hacia la biodiversidad.

 La historia de los grandes navegantes surfea entre las olas que llegan al embarcadero del club náutico donde empieza la aventura. Muy cerquita de allí, bajo el agua, permanecen ocultos algunos de los secretos de la Corbeta Swift que encalló en 1770, en estas mismas aguas azules donde llegaron el naturalista inglés, Charles Darwin; el adelantado Hernando de Magallanes y hasta Thomas Cavendish que junto a otros tallaron la historia que con forma de leyenda impregna de romanticismo a la experiencia de recorrer esta porción del planeta.

Al abordaje

En Puerto Deseado, la vida junto al mar y la admiración por la avifauna, quizás sean las razones de la distinción de sus habitantes por la dedicación y la vocación por la naturaleza. “En pocos lugares del mundo se concentra esta diversidad biológica entre el mar y el continente, como aquí”, dice la licenciada en Biología, Chantall Torlaschi, que por sobre todas las cosas en el mundo, respeta a la vida.

 Es parte de la travesía estar con expertos que en forma sintética y didáctica explican lo que pronto subyugará al visitante una vez que aborden un lanchón, para lo cual hay que abrigarse con todo lo que se tiene y sino, hasta prestan equipo de agua especial para navegar. Y no es chiste. Hay que estar preparados por si se levanta viento en medio de la navegación y salpican las olas. 

Es mar abierto y naturaleza más que pura, extrema. Hasta se admite una muda de ropa en un bolsito impermeable, previendo unas seis horas de travesía rodeados de especies que habitan, anidan, se reproducen y alimentan desde hace miles de años en cada islote, roca o costa escarpada por las que se navegará para apreciar las especies que habitan ahí. El destino estrella, será durante la travesía, la isla Pingüino, la reserva declarada como tal desde 1992 y que está a punto de ser reglamentada como Parque Nacional. 

Del establecimiento náutico, son unos 20 kilómetros (unas 11 millas náuticas) por pleno océano desde Puerto Deseado hasta el islote.

El vaivén de la navegación obliga a los tripulantes a acomodarse y sostenerse fuerte mientras que alguno, con más experiencia, sugiere fijar la vista en un punto fijo, que no sean ni horizonte ni mar, para evitar mareos. Estos son momentos en los que los tips de viajeros se olvidan por completo. 

De pronto, manchas enormes, blancas y negras aparecen del fondo del mar y esparcen alegría entre los visitantes: son las toninas overas, el delfín más pequeño del mundo, que acompañan a la embarcación como en un juego de aparecer y desaparecer entre las olas del mar barrenando la estela que dibuja la nave. 

Un espectáculo que apenas es el preámbulo mientras una pareja de lobos marinos se hace mimos en el espolón de proa de un buque pesquero amarrado en el Puerto.

Las olas se sienten enormes bajo el casco que nos contiene. Y abandonan la corte las toninas aquerenciadas en la costa. El mar de abre hasta juntarse con el cielo y el ritmo se acompasa junto a las olas por donde un albatros errante cruza torpe casi al ras del agua. Su tamaño es enorme, un par de metros de envergadura. Asoma un casco semi hundido de un buque incendiado hace 10 años que sirve de guarida a unas cigüeñas que anidan y asoman, como poniéndose en guardia, hasta que la nave se aleja rumbo al horizonte.

Son segundos, apenas, los que transcurren cuando aparece un islote color marrón, pero de cerca, el olor los delata: son cientos de lobos marinos. El macho es enorme, dicen que alcanza los 400 kilos, está rodeado por su harén y se pone también en guardia.

La historia flota en este mar cuando el Zodiac, semi rígido, cobra distancia de la colonia de lobos y se advierte el recorte de la famosa isla Pingüino. 

El lugar era utilizado por los navegantes que recalaban donde funcionó una factoría que explotaba la grasa de este animal. Los marinos anclaban, desembarcaban en la isla y cazaban a palos a los lobos marinos a los que mataban para usar su grasa que derretían y transportaban en barriles, en las bodegas de los buques, que utilizaban como combustible, igual que con la grasa de ballena. Pasaron 60 años del fin de aquella historia y cuentan que hoy, la población, se está recuperando y se calculan en dos mil el número de su población.

Lo que hay que saber

Servicio de excursiones.

  • Cis Tours (agencia de viajes y turismo) teléfono (0297) 487-2864.
  • Expediciones Darwin, teléfono (0297) 156-247554.   
  • Turismo Puerto Deseado teléfono (0297) 487-0220.
  • Turismo Aventura Los Vikingos: teléfono (0297) 487-0020. E-mail: info@losvikingos.com.ar
  • Dirección Municipal de Turismo de Puerto Deseado. San Martín 1525 (9050) Puerto Deseado, teléfono (0297) 487-0220. 

E-mail:turismo@pdeseado.com.ar

Clima: temperatura media anual: 9,8º; media máxima en enero: 28º, y media mínima en julio: 2º bajo cero. Vientos predominantes del sur y sudoeste.

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.