Buscar Buscar Comentar Comentar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Argentina

Una divertida aventura

Hacia el este de la provincia de Misiones y sobre el límite con Brasil se encuentran estos saltos de agua, cuyo nombre en lengua guaraní significa “que todo lo traga” o “tragadero”. Su origen es una falla geológica sobre el río Uruguay.

Por Marta Álvarez Moncada (Especial).

 

Saltos del Moconá es una serie de caídas de agua producidos por una falla geológica sobre el río Uruguay cuyas aguas, alimentadas por los ríos Yaboty, Pepirí Guazú, Serapio y Calixto, caen en forma de tres kilómetros de pequeñas cascadas.

La mayoría de estos saltos tienen una altura promedio de 12 a 15 metros, llegando los más altos a 25 metros, mientras que el río alcanza en algunos lugares una profundidad máxima de 115 metros.

Los saltos están doblemente protegidos por la provincia de Misiones que los declaró Parque Provincial en 1991, además de   formar parte de la Reserva de Biosfera Yaboty desde 1995.

Estando ya en la provincia de Misiones, y una vez pasada la ciudad de Apóstoles, el camino pavimentado cruza El Soberbio, ciudad nacida a principios del siglo 20 cuando se asentaron campesinos tanto criollos como brasileños.

El Soberbio es la última población antes de llegar a la reserva. En adelante, son 75 kilómetros de bordear el río Uruguay, en casi todo el tramo, mientras se contemplan al costado del camino las plantaciones de yerba mate, o las plantaciones y secaderos de tabaco.

Una vez arribados al Parque provincial Saltos del Moconá en el Centro de Interpretación los guardaparques proveen de información a los visitantes sobre las características de la reserva. En el lugar también hay un espacio donde se exhiben y venden artesanías regionales, ideales para regresar con recuerdos.

El viaje continúa, ahora hasta el sencillo embarcadero donde esperan los gomones. Chalecos naranja para todos y comienza la aventura. Risas y exclamaciones de emoción acompañan el recorrido mientras los guías dirigen las embarcaciones que en algunos momentos se acercan a las caídas turbulentas del agua.

De regreso del paseo, algunos eligen pasar el resto del día en el parque y otros optan por realizar alguno de los dos circuitos autoguiados, de una hora y media o de tres horas por la selva.

Un recorrido entre coloridas mariposas, el canto de las numerosas aves y un mirador que permite observar desde mayor altura la exuberante naturaleza que por suerte, está bien protegida.

Cómo llegar

 

Cómo ir: Córdoba por Santa Fe, Paraná, Cuatro Bocas, Apóstoles y El Soberbio.

Distancia. 2.750 kilómetros.

Reserva de la Biosfera

 

Son zonas protegidas donde se procura lograr una relación equilibrada entre el hombre y el medio ambiente.

Allí se procura proteger los ecosistemas, sus especies y diversidad genética y las actividades económicas ecológicas y sostenibles.

El concepto se generó en la Unesco entre 1970 y 1971 cuando comenzó un programa que procura mejorar la relación entre el hombre y el medio ambiente.

En 1976 se inició la red de Reservas de la Biosfera que de manera paulatina va creciendo y que en la actualidad suman 580 en todo el mundo.

La Reserva de Biosfera Yaboty (significa “tortuga” en lengua guaraní) e incluye al Parque Provincial Moconá y la Reserva de Esmeralda.

 

 

 

Comentá esta nota

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.