Buscar Buscar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Aventura

Un santuario de paisajes en Corrientes

Las 708 mil hectáreas conformadas por los parques provincial y nacional Iberá, en Corrientes, albergan pastizales, esteros, cañadas, lagunas, bosques, selvas y albardones con una variada fauna.

Por Marcelo López (Especial).

En la provincia de Corrientes se encuentra uno de los más dinámicos parques de Argentina, el Iberá. Es el segundo humedal en tamaño de Sudamérica luego del Pantanal de Brasil, pero con características que lo convierten en único. Sucede que no todo es agua en aquel paraíso natural. Hay montes, pastizales, bosques y por supuesto esteros, pantanos y ríos.

Atardeceres increíbles, amaneceres mágicos, el ruidoso silencio de la naturaleza y el latido constante de la vida son las marcas que deja el fantástico Iberá en cada uno de los que se animan a visitarlo.

Lo que comenzó en 1983 con una ley provincial para la creación del parque, hoy es una propuesta consolidada y en franco crecimiento. Iberá es un lugar que combina muchos sitios y que al mismo tiempo integra la naturaleza con el hombre como especie en un modelo que los especialistas denominan producción de naturaleza. Este prototipo tiene cuatro pilares sobre los que se desarrolla.

Muy interesante: cómo recuperan los guacamayos rojos 

El primero es la creación de zonas protegidas (parques, áreas) que permiten mitigar amenazas como cacería y desmonte. El segundo es el rewilding, que significa traer de nuevo especies que ya no se encuentran en el lugar pero son fundamentales para su equilibrio natural. Ese modelo permitió el retorno al Iberá de osos hormigueros, yaguaretés, tapires, pecaríes y guacamayos rojos, entre otros.

El tercer pilar es el posicionamiento turístico del lugar a nivel local, nacional e internacional. Para que haya una nueva economía y beneficios en este modelo hace falta generar recursos haciendo que el destino se posicione y se conozca. Por eso se trabaja para que Iberá sea conocido como uno de los mejores destinos de Sudamérica para el avistaje de fauna salvaje.

El cuarto es el trabajo con la comunidad. Nada de lo anterior tiene sentido si la gente y las comunidades que viven allí, y en los alrededores, no pueden obtener un beneficio de ese parque vibrante y lleno de vida. “Los turistas llegan al Iberá y contratan al guía, el alojamiento, la comida, el transporte, las artesanías. Eso genera una rueda vinculada al turismo”, explica Marisi López, directora del Proyecto Iberá en la Fundación Rewilding Argentina.

Este parque es uno de los mejores lugares en Argentina para avistar grandes mamíferos terrestres. (Fundación Rewilding Argentina)

Un espectáculo único

El mayor atractivo de este lugar, más allá de los paisajes, es la fauna salvaje. Se pueden ver cada vez con más facilidad yacarés, carpinchos, una enorme cantidad de mamíferos y más de 350 variedades de aves, la mayoría de gran tamaño. No sólo hay variedad sino cantidad. Por eso es un destino muy elegido, a nivel nacional e internacional, por fotógrafos de naturaleza.

Iberá ofrece fauna en gran cantidad, libre y con un nivel de mansedumbre que permite que se la pueda ver caminando a muy poca distancia. Además, al tener varios accesos o portales, no se genera acumulación de gente, contribuyendo así a la calidad de la experiencia y sin atentar contra el ecosistema.

Fotogalería: vida salvaje en Iberá 

Al respecto, López detalla que actualmente hay seis portales, mientras se está trabajando para llegar a los 10. Cada uno de esos accesos es diferente en cuanto a infraestructura, costumbres, formas de llegada y capacidad. Por caso, el portal San Antonio se encuentra sobre una ruta asfaltada, ideal para grupos grandes. También hay portales pensados para el acceso con canoa y otros en los que se puede navegar en lancha. Están además los enfocados en safari turístico en vehículos y los que proponen actividades como canoa tirada por caballo, snorkel o caminatas con diversos tipos de complejidad.

Reintroducción de fauna extinguida

El Gran Parque protege amplias superficies de pastizal donde habitan aves amenazadas. (Fundación Rewilding Argentina)

La caza furtiva y la introducción de especies exóticas extinguieron o desplazaron a la fauna local. Pero la situación comenzó a revertirse con una tarea de resilvestración para retornar especies extinguidas desde otras provincias y países, tanto donde habitan en forma natural como donde las albergaban en zoológicos.

El yaguareté es una de las experiencias más importantes, con la reintroducción de cinco ejemplares que pueden ser el comienzo de una población inicial libre del Iberá.

Esa misma política trajo de vuelta la nutria gigante o lobo gargantilla, especie que estaba extinto en todo el país. También se liberaron cinco guacamayos rojos, generando una nueva población, y se reintrodujeron osos hormigueros.

El trabajo integrador entre la conservación y la reintroducción de especies que realiza la Fundación Rewilding Argentina junto con el Comité Iberá se materializa también en cursos de capacitación a vecinos y comunidades de la zona y en programas como el denominado Bienvenido a nuestra casa. Se trata de familias de Iberá que se capacitaron en hotelería y que reciben a turistas que buscan compartir el día a día con la gente del lugar.

Cómo está formado el parque

El parque Iberá se ubica en la provincia de Corrientes y se compone del Parque Nacional Iberá y la Reserva nacional Iberá (fundados sobre las tierras donadas por la Fundación Rewilding Argentina, alrededor de 200 mil hectáreas), el Parque Provincial Iberá (aproximadamente 500 hectáreas) y la Reserva Provincial Iberá. En 1983, mediante una ley provincia, se declaró áreas protegidas a 1,3 millones de hectáreas pero abarcando tierras fiscales y privadas. Una década después se proclamó el Parque sobre las tierras fiscales y en 1996 se amplió. En 2018 se creó el Parque Nacional y la Reserva Nacional con las tierras donadas por la Fundación Rewilding Argentina.

Antes que se desatara la pandemia por coronavirus, el parque registraba una alta afluencia de visitantes de diversas provincias. Y los extranjeros que visitaban Iberá provenían de Inglaterra, de Estados Unidos y de Alemania.

La reapertura del lugar se encuentra en proceso ante la decisión de los gobiernos provincial y nacional.

(Fundación Rewilding Argentina)

Datos útiles

Lugares salvajes. Iberá fue parte del documental Last Wild Places, de National Geographic, que incluyó al parque dentro de una exclusiva lista de siete lugares del mundo para el desarrollo de ese documental. Además, fue uno de los cuatro de esa lista que se mostraron en formato audiovisual.

Alojamiento. Hay diferentes opciones: casas de familia, campings, hospedajes y posadas.

Más información. www.proyectoibera.org, www.parqueibera.gob.ar.

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.