Buscar Buscar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Escapadas

Un recorrido a través de la selva de yungas

El Parque Nacional Baritú es un santuario natural en la provincia de Salta.

Por Redacción Voy de Viaje.

Creado en el año 1974, el Parque Nacional Baritú tiene una extensión de 72.439 hectáreas y es dueño de una gran biodiversidad. Allí conviven animales como el yaguareté, el gato onza u ocelote, el águila arpía –la más grande del mundo– y una variedad de especies en peligro de extinción. Habitan en medio de árboles de hojas perennes, que pueden alcanzar una altura de 30 metros. Además, en el lugar se pueden encontrar cedros, tipas blancas, maromas, nogales y fauna típica de la yunga.

EN CÓRDOBA. Visitá el dique Los Alazanes a caballo.

Este santuario natural está ubicado a 30 kilómetros de la ciudad de San Ramón de la Nueva Orán, al norte de la provincia de Salta, y comparte límite con Bolivia. Es por ese país que se ingresa al Parque Nacional, a través de la ruta panamericana N°1 hasta llegar al cruce de Los Toldos. ¿Qué significa Baritú? El nombre proviene del quechua y quiere decir “población pequeña”.

Aquí corren los cursos de agua de los ríos Lipeo, Porongal y Pescado; en cuyas orillas se pueden encontrar pájaros bobos y distintos arbustos. En este marco, uno los atractivos más visitados de la zona son los pozos de agua, que albergan sábalos, lobitos de río y el osito lavado, con su característico antifaz negro y su cola anillada. 

La mejor época para visitar el parque es de junio a octubre. Se recorre a pie o a caballo, acompañado siempre de un guía debido a la complejidad del circuito. Por la abundante humedad y las altas temperaturas que caracterizan a este rincón del norte argentino, es importante que los visitantes lleven ropa impermeable liviana. Más info. Contacto: 54-3487-4312683.

2016 - 2021. Todos los derechos reservados.
La Voz.