Buscar Buscar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Escapadas

Un cementerio para pájaros en Salta

Único en el mundo, es un pequeño sitio lleno de poesía dedicado al descanso de estos animales. Se encuentra en la localidad de Atocha.

Por Redacción Voy de Viaje.

Es común escuchar sobre cementerios para perros o gatos, pero, ¿para pájaros? “Recuérdame por mi canto, no por mi silencio” es el verso que nos da la bienvenida a este camposanto, escrito por el poeta salteño y creador de este pintoresco lugar, José Solís Pizarro.

A nueve kilómetros al norte de la ciudad de Salta, en medio de la majestuosa e histórica Quebrada de San Lorenzo, se encuentra Atocha. En esa localidad se ubica este espacio destinado al eterno descanso de pequeñas criaturas aladas. Un cerco de pirca en forma rectangular, de pequeñas dimensiones, delimita el sitio donde se ubican grandes piedras planas a modo de lápidas, y hermosos epitafios anónimos, como: “Suena un tiro en el bosque y el aire deshabita un pañuelo”.

TALLADA POR LA NATURALEZA. Más cerca del cielo en Salta.

OPCIONES. Dos circuitos para descubrir en ciudad de Salta.

Último vuelo

Desde muy pequeño, Pizarro solía dar largas caminatas por el campo, y en medio de sus paseos daba sepultura a los pájaros que habían sido víctimas de un disparo o de una gomera. Por lo tanto, decidió levantar en el patio de su casa un lugar para dedicar a esos animales un último adiós.

Actualmente, es una tradición en Atocha enseñarles a los más pequeños a respetar y cuidar la naturaleza. Sin duda, este es un sitio lleno de poesía y de respeto por la vida. La entrada es gratuita y, junto al cementerio, se puede visitar “El Refugio”, un lugar histórico que destinó José Solís Pizarro para reunir a personajes como Juan Carlos Dávalos, Carlos Gardel, Libertad Lamarque y Atahualpa Yupanqui.

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.