Buscar Buscar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Argentina

Tucumán: bellezas en el jardín

Con su marca registrada de El Jardín de la República, la provincia de Tucumán se ha convertido en uno de los destinos nacionales preferidos. Una recorrida por su privilegiada geografía permite conocer lugares como los Valles Calchaquíes, Tafí del Valle o las Ruinas de Quilmes.

Por Carlos Winston Albertoni, especial.

Pese a ser la provincia con menor superficie de todo el territorio argentino, Tucumán cuenta con numerosos atractivos turísticos que la han convertido en uno de los destinos preferidos del país.

Su encantadora geografía y su clima casi siempre agradable le han valido a Tucumán el ser conocido como El Jardín de la República, una marca registrada que viene desde la época inmediatamente posterior a la Declaración de la Independencia.

Justamente aquí, en 1816, se firmó la declaración independentista en la ciudad de San Miguel de Tucumán, la capital de una provincia en la que las aristas históricas y culturales tienen una importancia muy relevante. 

Tafí del Valle, las Ruinas de Quilmes, el Parque Nacional Campo de los Alisos, el Cerro San Javier, el Dique El Cadillal, las Termas de Taco Ralo, Yerba Buena, San Pedro de Colalao, los Nevados del Aconquija y el pequeño pueblo de Amaicha del Valle son algunos de sus destinos más destacados.

Valles Calchaquíes

Los Valles Calchaquíes ocupan una amplia zona de noroeste tucumano. El nombre de esos valles, que se extienden como una larga franja fértil repleta de zonas aptas para la vitivinicultura, recuerda a la vieja etnia calchaquí, que viviera en esta zona en las épocas prehispánicas y cuya cultura terminaría desapareciendo en el siglo XVII tras 100 años de guerras contra los invasores españoles. 

El tiempo ha pasado largamente desde la derrota de los calchaquíes, pero muchos de los habitantes de la zona descienden de una forma u otra de aquella etnia prehispánica. Una gran parte de estos descendientes viven en el pequeño pueblo de Amaicha del Valle, ubicado en la ladera occidental de la Sierra del Aconquija, casi en el límite entre Catamarca y Tucumán.

Amaicha es una comunidad indígena cuyos habitantes se rigen por instituciones ancestrales como el Cacicazgo y el Consejo de Ancianos, ambos heredados de las épocas en la que las etnias precolombinas habitaban la zona. Caracterizado por los rostros cobrizos de su gente, este pueblo es un lugar único, que pareciera haberse detenido en el tiempo. Nadie que llegue hasta la zona de los Valles Calchaquíes debe dejar de conocerlo.

Muy cerca de Amaicha se encuentran las Ruinas de Quilmes. Accesibles a través de un corto camino de ripio que se bifurca desde la ruta 40, estas ruinas constituyen los restos de lo que fuera uno de los asentamientos prehispánicos más importantes de la zona. 

Allí habitaron los Quilmes, una etnia diaguita que luchara ferozmente contra los conquistadores hispánicos antes de ser derrotada. Quienes sobrevivieron a esas luchas fueron trasladados a más de 1.200 kilómetros a pie, hasta Buenos Aires, a una zona cercana al Río de la Plata en la que luego se asentaría la ciudad de Quilmes, cuyo nombre recuerda a aquellos cautivos. 

Las primeras horas de la mañana son las mejores para visitar las ruinas, cuando el sol aún oblicuo va iluminándolas lentamente con tonos amarillos.

Rumbo a Tafí del Valle

Nadie que visite Tucumán puede irse sin conocer Tafí del Valle. Considerado como uno de los íconos turísticos del Noroeste de la Argentina, esta localidad de 15 mil habitantes se ubica en el centro del hermoso Valle del Tafí que separa las alturas de las Sierras del Aconquija de las Cumbres Calchaquíes. 

Más allá de que la belleza natural es su principal atractivo, este valle se ha convertido en los últimos años en un lugar ideal para la práctica de los deportes de aventura como el mountain bike y el kayakismo. 

Asimismo, en las cercanías de Tafí del Valle se encuentra la Reserva Arqueológica de El Mollar, caracterizada por sus célebres menhires. Estos menhires son grandes piedras de granito talladas hace más de dos mil años por la cultura de los paziocas, cuyas formas fálicas hacen presumir que eran utilizados principalmente para rendir culto a la fertilidad. En el área protegida hay un total de 114 menhires, algunos de ellos de tallas superiores a los 5 metros de altura.

Cerro San Javier

Ubicado a 25 kilómetros de la ciudad de San Miguel de Tucumán, el cerro San Javier es un lugar perfecto para los amantes del senderismo y el parapente.

Desde la capital tucumana es posible llegar hasta allí siguiendo el asfalto de la Ruta Provincial 340, que trepa de forma serpenteante hasta la cima, ubicada a 1876 metros sobre el nivel del mar. 

En el camino hasta la cumbre, se deben sortear unas 100 curvas y se atraviesa la exuberante vegetación que caracteriza a la llamada Selva de Yungas. Cerca de lo más alto se encuentra el Cristo Bendicente, una escultura del artista tucumano Juan Carlos Iramain que fuera inaugurada en 1942. Desde allí, las vistas resultan imponentes.

En la ladera oriental de los Nevados del Aconquija se encuentra el Parque Nacional Campo de los Alisos. Posee unos 100 kilómetros cuadrados de superficie y fue creado en 1995 para proteger la selva y los bosques de montaña en los que prevalecen el aliso, el nogal, el cebil, el laurel, el tabaquillo, el horco molle, la caña brava, el chaguar y los lupinos, que suelen crecer a más de 3.000 metros de altura. 

El guanaco, el puma, los ocelotes, los tapires y los osos de anteojos, son los animales característicos de esta reserva natural, en la que existe un refugio y es posible acampar en diferentes puestos.

Lo que hay que saber

Alojamiento. En Tafí del Valle, la hostería Lunahuana tiene cómodas habitaciones dobles, desde $ 600, y Suites Junior, desde $ 700. 

Informes y reservas: www.lunahuana.com.ar

En San Miguel de Tucumán, el hotel Francia está ubicado a muy corta distancia de la histórica Casa de la Independencia. Sus excelentes habitaciones cuentan con todos los servicios, que incluyen Wi Fi libre. El valor de la habitación doble Máster es de $ 548, con impuestos incluidos. Informes y reservas: http://www.hotelfrancia.com.ar

Sitios web recomendados: www.tucumanturismo.gob.ar y www.viajaportupais.gov.ar

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.