Buscar Buscar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
En auto

Tafí del Valle: delicias desde el jardín del país

Desde San Miguel de Tucumán, las yungas nos conducen hasta esta tierra de quesos estilo manchego, elaborados artesanalmente con recetas centenarias. En el camino, el locro, la humita y las empanadas de Famaillá permiten conocer la cultura gastronómica de la región.

Por Christian Quinteros (Especial).

Saliendo de la ciudad de San Miguel de Tucumán hacia el sur, emprendemos el viaje por la ruta nacional 38 para acceder a Tafí del Valle, en los Valles Calchaquíes. Apenas recorremos 35 kilómetros desde nuestro punto de partida, llegamos a Famaillá, donde vale la pena detenernos para buscar algún bar o comedor que ofrezca la genuina empanada tucumana, de matambre vacuno tiernizado y picado a cuchillo. Con provisiones en el cuerpo, continuamos el trayecto hasta Acheral y, desde allí, nos desviamos por la ruta provincial 307 para ingresar a los Valles Calchaquíes.

Casi sin darnos cuenta, el camino se hace sinuoso, con muchísimas curvas y contracurvas circulares y zigzagueantes. De a poco, la ruta nos introduce en plena yunga tucumana, donde el verde predomina completamente. “Son 364 curvas hasta llegar a Tafí del Valle”, cuenta Hugo Olgiati, nuestro guía. “Nosotros tenemos 14 microclimas, efecto que se debe a la variedad de altitudes del relieve tucumano, lo que permite gozar de una gran amplitud térmica”, describe Hugo a medida que el vehículo en que nos trasladamos se introduce cada vez más en la espesura.

Quesos con legado jesuítico

Cuando la vegetación pierde densidad, el cambio de tonos de verde nos anuncia el arribo a Tafí, como lo llaman los tucumanos. En total, hemos recorrido 107 kilómetros hasta el portal de ingreso a los Valles Calchaquíes, un sistema montañoso que se extiende por Catamarca, Tucumán y Salta, habitado en tiempos preincaicos por grupos de origen diaguita o calchaquí. Sus vestigios aparecen dispersos por todo el valle. 

Tafí significa “pueblo de entrada espléndida”, y no es una expresión exagerada: el lugar resulta el reino de los cerros que llegan hasta los dos mil metros de altura, como cerro Pelado. En el centro, reflejando magníficos colores, el lago La Angostura transmite serenidad con su suave oleaje que baña las playas de la pequeña villa El Mollar. La llegada del frío de mayo cubre de un manto blanco a este pueblo de altura, y la ciudad se convierte en un destino ideal para disfrutar de caminatas por sus calles.

Muchos viajeros identifican a Tafí como un destino gastronómico en sí mismo, donde no sólo los platos típicos del Norte argentino tienen presencia en los menús de hoteles y restaurantes -como el locro, la humita y los tamales- sino que además se adquieren otros productos únicos, como los quesos al estilo manchego. 

Este legado culinario es heredado de los jesuitas que llegaron a estas latitudes. Con el tiempo, muchos tucumanos supieron conservar y transmitir, a través de varias generaciones, los ingredientes y los métodos de preparación de estos productos de la cocina artesanal provincial. En la actualidad, son reconocidos los quesos elaborados en Estancia Las Carreras y en Los Cuartos, donde son producidos casi de la misma manera que se hacían 400 años atrás, respetando la receta original.

PLUS

Eventos 

Del 23 al 28 de mayo, habrá actividades culturales y artísticas en Tafí del Valle y en el Museo Jesuítico La Banda. El 18 y 19 de junio se realizará ArteTour, salidas programadas en vehículo por la Ruta del Artesano. El paseo incluye la visita a la Vuelta al Valle con el objetivo de conocer artesanos tucumanos que trabajan en piedra, madera, cerámica y tejidos.

Río Los Sosa

Este curso de agua, de gran caudal, aparece en el camino hacia Tafí del Valle. Posee saltos elegidos por los amantes de la pesca de truchas y salmones blancos. Las mejores vistas de esta reserva natural se obtienen desde el puesto Monumento del Indio, una escultura de seis metros de alto, realizada por el artista tucumano Enrique Prat Gay.

Excursiones

“Vuelta al valle” en 4x4, 350 pesos. Excursión río Tafí en vehículo Unimog 4x4, 300 pesos. Excursión guiada en bicicleta “Vuelta al lago”, 300 pesos. Caminata cascada Los Alisos (seis horas): 600 pesos. Traslado a Amaicha del Valle: 800 pesos. Museo Pachamama: 40 pesos. Precios por persona.

Manos que tejen

En Tafí del Valle podemos visitar los talleres que integran la Ruta del Tejido, un emprendimiento productivo y social que nació en 2004 impulsado por El Ceibal Asociación Civil. Su objetivo es constituir y fortalecer una red de organizaciones de hombres y mujeres dedicados al arte textil. Los integrantes de esta asociación promueven el trabajo recuperando los saberes ancestrales de la actividad.

DATOS ÚTILES

CÓMO LLEGAR: desde la capital tucumana, RN 38 y RP 307. Son cerca de 120 kilómetros. 

PASEOS: cabalgatas de dos horas y media de duración, 350 pesos por persona. Paseo “Cabalgata de la Luna tucumana” (dos días, una noche con asado y fogón en un puesto de montaña), cuatro mil pesos por persona.

ALOJAMIENTO: hostel, desde 200 pesos por persona; hostales, habitación doble, 450 pesos y triple, 600. Cabañas: para dos personas, entre 600 y 1.100 pesos por noche; para cuatro personas, entre 950 y 1.800 pesos. Posadas: para dos personas, entre 650 y 850 pesos; cuádruple, entre 1.100 y 1.200 pesos. Hoteles: habitación doble, desde 1.610 pesos. Estancias: desde 800 a 1.900 pesos, habitación base doble.

GASTRONOMÍA: restaurante Museo Jesuítico de La Banda: sólo almuerzo para degustar productos regionales (locro, 65 pesos; empanada, 12 pesos; humita al plato, 75 pesos; tamal, 30 pesos; postres regionales, 35 pesos). Restobar Martino: menú de 100 y 125 pesos con bebida y postre incluido. Casa de té “Flor de Sauco”: meriendas y desayunos; té saborizado con porción de torta artesanal, 58 pesos. 

MÁS DATOS: www.destinotafi.com.ar

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.