Buscar Buscar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Aventura

Surfeando en Catamarca

Las Dunas Mágicas de Saujil son un lugar de culto para los fanáticos del “sandboard” en Argentina.

Por Redacción Voy de Viaje.

Las Dunas Mágicas de Saujil hacen honor a su nombre y se encuentran en el ranking de las más imponentes del mundo, gracias a sus más de cien metros de altura, escalofriantes pendientes de 45 grados de inclinación y un hermoso paisaje. Además, son un destino ideal para deslizarse en la arena y practicar sandboard.

OTRO DESTINO. La Cumbre, para visitar los 365 días del año.

Ubicadas en la localidad de Saujil, a 10 kilómetros del norte de Fiambalá, estas sorprendentes dunas catamarqueñas permiten alcanzar una velocidad de casi cincuenta kilómetros por hora sobre la tabla de sandboarding.

Durante el verano, debido a las inclementes temperaturas que suelen llegar hasta los 40 grados, se recomienda ir al sitio durante las primeras horas de la mañana o las últimas de la tarde. Además, se aconseja lubricar las tablas con cera, silicona o parafina para un mejor deslizamiento.

Olas de arena

El sandboarding encuentra sus inicios en la isla de Santa Catarina, ubicada en la ciudad de Florianópolis en Brasil. Cuenta la historia que, en los días en los que no había olas, los surfistas se quedaban con tantas ganas de practicar que decidieron hacerlo en las dunas.

El mismo fenómeno ocurrió en Europa: una vez que terminaba el invierno, no era posible dedicarse al snowboarding. Por lo tanto, también vieron como una gran opción deslizarse con una tabla sobre los gigantes de arena.

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.