Buscar Buscar Comentar Comentar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Escapadas

Salinas Grandes, la inmensidad blanca

Sol intenso, cielo azul y un mar de sal custodiado por el nevado de Chañi convierten a las Salinas Grandes, en la puna jujeña, en una de las 7 Maravillas Naturales Argentinas.

Por Hortensia Arias (Especial).

Las Salinas Grandes, en la puna jujeña, conforman uno de los puntos turísticos más destacados del Norte argentino. Es el tercer salar más grande de Latinoamérica, y se encuentra a 66 kilómetros de Purmamarca, localidad famosa por su Cerro de los Siete Colores. 

Camino de cornisa

Para llegar a destino, partimos desde Purmamarca por la ruta nacional 52, el paso de Jama para cruzar a Chile. Vamos dejando atrás el valle fértil con pequeños sembrados y el auto comienza a subir por un camino de cornisa que puede dar un poquito de vértigo, la Cuesta de Lipán.

El paisaje es impactante: de a ratos se ve algún pequeño caserío con corrales construidos con pircas de piedra. El viento se pone helado y se siente el sol cada vez más intenso. Llegamos a la altura máxima de la cuesta: 4.170 msnm. La ruta, pavimentada y en buen estado, empieza a bajar, y a lo lejos se divisa un mar blanco que emociona.

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram

 

el15 Mar, 2019 a las 12:06 PDT

Un silencio que te deja sin aliento

Hacemos unos cuantos kilómetros y a los costados de la ruta se ve el salar. Una bandera enorme flamea en el cielo, donde hay un parador y varios autos estacionados. Los turistas se ven diminutos en esta inmensidad blanca. Posan, se sacan fotos y compran artesanías en sal. 

Paramos y comenzamos a caminar rumbo a los piletones de agua turquesa, que se forman en los lugares donde los mineros extraen la sal. Ojo: en el verano, este mar blanco puede estar cubierto de agua, aunque igual mantiene su encanto.

CAMINAR DESCALZA EN EL SALAR FUE UNA SENSACIÓN ESPECTACULAR. ME GENERÓ FRESCURA; LA NATURALEZA ESTABA A FLOR DE PIEL Y SE PERCIBÍA MUY BUENA ENERGÍA. 

Nos adentramos varios metros y nos encontramos con nuestra pequeñez en este lugar eterno y silencioso. La naturaleza en su máxima expresión. Aunque lo visitemos muchas veces, cada ocasión brinda la posibilidad de una experiencia diferente porque la luz y los colores cambian.

Marina Tesón, una turista de Buenos Aires que conoció las salinas en abril, dice sobre el lugar: “Caminar con los pies descalzos en el salar fue una sensación espectacular. Me generó frescura; la naturaleza estaba a flor de piel y se percibía muy buena energía. Es increíble el paisaje, la inmensidad”.

Adentrarse con guías locales

No hay transporte público que llegue hasta las salinas, pero sí excursiones o remises que se pueden contratar desde Purmamarca. 

Un servicio para vivir estos paisajes de una manera diferente es la excursión de medio día que ofrece Caravana de Llamas, una empresa de turismo rural ecológico que hace caminatas acompañadas por camélidos.

El recorrido sale desde el paraje de Pozo Colorado, ubicado en el margen este de las salinas.  “Se alistan las llamas y se comienza el trek de una hora y media con un guía de esta comunidad. Nos internamos en el salar, visitamos los lugares de extracción artesanal de este mineral y disfrutamos de un rico almuerzo con productos locales: tabla de quesos, panes caseros, frutos secos, un rico vino. Después de un merecido descanso, regresamos”, explica Santos Manfredi, fundador de este emprendimiento. 

Y aclara: “La conexión que se genera con el animal es impresionante y en el marco de las salinas es algo único e imperdible. Lo hago desde hace 18 años y sigo admirándome”.

Datos útiles

CÓMO LLEGAR: en auto (ruta asfaltada), en remis desde Purmamarca  (ida y vuelta, unos ARS 500 por persona en remis compartido) o con excursiones de agencias de viaje. Algunas distancias: Purmamarca, 66 km; Tilcara, 91; San Salvador de Jujuy, 131.

PASEOS: excursión con Caravana de Llamas, ARS 3.000 por persona (mínimo dos personas). Incluye almuerzo y agua.

QUÉ LLEVAR: anteojos de sol, protector solar, gorra o sombrero, agua, hojas de coca para no apunarse y algo dulce o salado para comer en el trayecto. También, zapatillas cómodas y abrigo, porque en la altura puede haber viento helado.

DÓNDE DORMIR: se recomiendan Manantial del Silencio, desde ARS 5.000 la habitación doble con desayuno y acceso al spa; La Comarca, desde ARS 5.000 la habitación doble con desayuno y acceso al spa (ARS 6.095 temporada alta y ARS 5.463 temporada baja); Mirador del Virrey, desde ARS 4.000 la habitación doble con desayuno; y Los Colorados Cabañas Boutique, desde ARS 3.000 la cabaña doble con desayuno.

DÓNDE COMER: para probar comida regional y latina, La Posta Restaurant, frente a la plaza  (+54 388 4908040). Si se prefiere la gastronomía argentina-española, Los Morteros (+54 388 4908063).

MÁS DATOS: jujuyturismo.com.ar/salinas-grandes.php

Comentá esta nota

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.