Buscar Buscar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Imperdibles

El Salar de Pocitos, en la encantadora Puna salteña

Está en el camino que une las localidades de San Antonio de los Cobres y Tolar Grande, y para acceder hay que atravesar la Quebrada del Toro.

Por Agencia Télam.

El magnífico Salar de Pocitos, ubicado en el centro de la Puna salteña, es una de las maravillas de Salta. "Es uno de los salares importantes de la Puna Austral. Está ubicado estratégicamente, en el camino que lleva a Tolar Grande, al Salar de Arizaro, al Cono de Arita, al Volcán Llullaillaco; o sea, por allí pasan los caminos que recorren la Puna salteña", expresó a Télam el reconocido geólogo salteño Ricardo Alonso.

Este atractivo de la Puna salteña está en el camino que une las localidades de San Antonio de los Cobres y Tolar Grande, dos municipios del departamento salteño de Los Andes, y para acceder es necesario tomar la ruta nacional 51, desde la ciudad de Salta, y atravesar la Quebrada del Toro.

Una vez en San Antonio de los Cobres, se debe seguir por el mismo camino hasta Olacapato y, desde allí, por la ruta provincial 27, pasar por Punta Cauchari, Laguna Seca y Estación Pocitos, desde donde se puede cruzar el salar en diagonal, a través de los conocidos Llanos de la Paciencia, en un paisaje inigualable de colores tierras y blanco.

Junto al salar se encuentra el pueblo de Pocitos, un pequeño caserío en el que residen unas 15 familias y que cuenta con una escuela primaria, un colegio secundario itinerante, una radio FM, dos casas de comidas, un puesto sanitario y un pequeño campamento de Vialidad.

Además, en este punto, que incluso es sede de algunas empresas mineras, se emplaza una vieja y desolada estación de trenes, en la que aun se pueden observar rieles y vagones abandonados, hierros a los que les ganó el óxido y que se muestran estoicos, como vestigios de otra época.

El salar está a 3.660 metros de altura sobre el nivel del mar, y mide unos 60 kilómetros de largo por 6 kilómetros de ancho, con un clima árido o desértico y soleado.

"Por el oeste, el Salar de Pocitos está enmarcado por la Sierra del cerro Macón, de 5.600 metros de altura, y que es importante por la instalación de un telescopio robótico", explicó Alonso.

Se trata del Centro Astronómico Macón (CAM), que posee excelentes condiciones para la observación astronómica, con un cielo despejado más del 93% de las noches y prácticamente sin contaminación lumínica.

Asimismo, este cerro es considerado un santuario de altura, y en su cima aún se conserva la denominada apacheta cumbrera, que dataría del período prehispánico, y que era utilizado para los rituales sagrados.

"Sobre los faldeos del Macón y hasta Pocitos se pueden ver unas capas rojas, que es lo que yo denomino paisaje marciano, que no tiene nada de vegetación y constituye una de las postales más hermosas de Salta", agregó el doctor en Geología.

Además, Alonso reveló que desde este salar se puede observar el complejo volcánico del Quevar, con "su cumbre máxima de 6.130 metros", tras lo que destacó las maravillas que posee el lugar, con ojos de aguas y arroyos y laberintos de salitre.

Todo esto, sumado a la serenidad de la Puna y al fantástico lago celeste que se genera, especialmente en la época estival, a la vera de la ruta 27, conforma un majestuoso escenario, ideal para quienes se sienten atraídos por la naturaleza y la aventura.

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.